Toyota Yaris: 10 millones de unidades vendidas en todo el mundo

  • En su vigésimo quinto año en producción, el Toyota Yaris alcanza la icónica cifra de 10 millones de unidades, uniéndose a un club del que ya forman parte otros cinco modelos legendarios de Toyota: Corolla, Camry, RAV4, Hilux y Land Cruiser.
  • La unidad 10 millones, un Yaris GR SPORT, se ha fabricado en la planta de Toyota en Valenciennes (Francia), sede de la producción europea de Yaris desde 2001.
  • Yaris alcanza ya su cuarta generación, lanzada en 2020 y que ha supuesto un paso más allá en cuanto a seguridad, eficiencia y tecnología en el segmento B.

El multipremiado y cada vez más popular Toyota Yaris ha alcanzado la icónica cifra de 10 millones de unidades producidas en todo el mundo, con lo que pasa a engrosar las filas de los modelos Toyota con mejor acogida, algunos de los más legendarios, junto a Corolla, Camry, RAV4, Hilux y Land Cruiser. Todos ellos también acumulan cifras de ocho dígitos.

Yaris ha sido un referente de su categoría en términos de innovación y un pionero en la introducción de nuevas tecnologías y conceptos en el segmento B desde hace casi un cuarto de siglo, desde que se lanzara la primera generación allá por 1999. Además, ha sido siempre unos de los modelos más vendidos de Toyota en Europa.

La generación actual del Yaris, la cuarta, que llegó al mercado tras el verano de 2020, ha demostrado su capacidad de adaptación a las necesidades de los clientes con la ampliación de la familia, de la mano del aclamado deportivo de alto rendimiento GR Yaris (2020) y el todocamino Yaris Cross (2021).

A finales de febrero de 2023, las ventas acumuladas de la familia Yaris en Europa superaron las 5.155.500 unidades desde el lanzamiento de la primera generación (1999). En 2022, las ventas de la familia Yaris representaron más de un tercio del total de Toyota en Europa, con 185.781 Yaris, 156.086 Yaris Cross y 5.392 GR Yaris, lo que supuso un 8% del conjunto del segmento B.

Yaris es un Toyota con vocación verdaderamente global, que se fabrica por todo el mundo. La producción de Yaris arrancó inicialmente en enero de 1999 en la planta de Takaoka, en Aichi (Japón), pero hoy día se fabrica en 10 países distintos: Japón, Brasil, China, Taiwán, Indonesia, Malasia, Pakistán, Tailandia, Francia y República Checa.

En Europa, Toyota Motor Manufacturing France (TMMF) lleva fabricando Yaris desde 2001 y Yaris Cross desde 2021, el mismo año en que Toyota Motor Manufacturing Czech Republic (TMMCZ) en Kolin (República Checa) se sumó a la producción de Yaris para hacer frente a la demanda creciente del modelo en Europa. La producción acumulada de la familia Yaris en Europa llegó a los 4,6 millones de unidades a final de 2022.

Algunos componentes esenciales de Yaris, como los motores de gasolina e híbridos eléctricos, o las transmisiones, también se producen en territorio europeo, concretamente en Toyota Motor Manufacturing Poland (TMMP), que sirve tanto a TMMF como a TMMCZ.

Como parte de su misión de ofrecer una movilidad práctica y con estilo, adaptada a las necesidades de la vida moderna, Yaris puede presumir de un envidiable historial de innovación en seguridad, eficiencia y rendimiento, que es la base del favor perdurable de los clientes.

La primera generación de Yaris ganó el codiciado premio Coche del Año en Europa —Car Of The Year— en el año 2000, siendo el primer modelo Toyota en conseguir ese reconocimiento, complementado por el Coche del Año en Japón, que se concedió ese mismo año 2000 al Toyota Vitz, el nombre del modelo en territorio japonés. Las generaciones sucesivas de Yaris han sido finalistas al Car Of The Year y, en 2021, la generación actual se convirtió en el primer modelo en hacerse con un segundo Coche del Año en Europa en el siglo XXI.

Primera generación – Piccolo Genio

A finales de los años noventa, Toyota quería desarrollar un nuevo vehículo compacto para uso global en el siglo XXI. La idea era que el nuevo modelo siguiera los pasos del reconocido supermini Toyota Starlet, un listón difícil de superar. Para ello, el modelo debía adoptar una imagen moderna e incorporar las últimas tecnologías, como adelanto de los automóviles del nuevo milenio, reescribiendo las reglas de los vehículos compactos con su revolucionario diseño ‘pequeño-grande’.

El mundo pudo vislumbrar por primera vez la visión de Toyota con un nuevo prototipo, el Toyota Funtime, en el Salón del Automóvil de Frankfurt de 1997, como parte del proyecto ‘Fun’, que buscaba mostrar a partir de varios prototipos la versatilidad de las plataformas de diseño compartidas. El diseño del prototipo corrió a cargo de la Oficina Europea de Creación de Toyota (EPOC), situada en Bruselas (Bélgica).

Un año más tarde, se presentó el nuevo Toyota Yaris de producción en el Salón del Automóvil de París. Del diseño exterior se encargó EPOC—que pronto se convertiría en el Centro Europeo de Diseño y Desarrollo de Toyota (ED2), con sede en Niza (Francia)—, mientras que el interior se diseñó de forma colaborativa entre Europa y Japón. La primera generación de Yaris tenía estilo, carácter y un toque deliberadamente europeo, con una carrocería relativamente alta, espaciosa, articulada en torno al concepto de diseño central de las dimensiones humanas.

A pesar de su tamaño compacto, aquel primer Yaris hacía gala de un interior cómodo y práctico, con más espacio del que ofrecían muchos modelos más grandes, con un generoso espacio superior y una configuración de los asientos flexible para maximizar la capacidad de carga.

Su estructura ingeniosa y minimalista y su estética atractiva no le restaban un ápice de seguridad, y de hecho Yaris se convirtió en el vehículo más seguro de su segmento según la calificación Euro NCAP, marcando una tendencia que se mantiene hasta hoy.

La innovadora primera generación de Yaris montaba un avanzado y eficiente motor de 1.0 de gasolina —apodado ‘Mighty Atom’, o átomo poderoso, por su capacidad de desarrollar una potencia equivalente a la de un motor tradicional de 1.4 litros—, que alcanzaba unos contundentes 68 CV DIN y que fue merecedor de la edición inaugural del premio al Motor Internacional del Año, en 1999.

Yaris se ganó un lugar prominente en la historia de Toyota al ser nombrado Coche del Año en Europa en 2000, el primer modelo de Toyota en ganar el prestigioso galardón. El jurado elogió la imagen de la primera generación de Yaris por dentro y por fuera, así como la versatilidad de su acogedor habitáculo.

El motor de 1.0 litros también fue aclamado por su brillante rendimiento y su eficiencia, hasta el punto que el jurado dijo que era el mejor motor de 1.0 litros que el dinero podía comprar. Más adelante, ese mismo año, se introdujo una segunda opción de motorización, de la mano de una carrocería de cinco puertas: era un motor VVT-i de 1.3 litros que desarrollaba 87 CV DIN.

En 2001, Yaris contribuyó al lanzamiento de la marca deportiva T-Sport en Europa. Yaris T-Sport, con carrocería de tres puertas, montaba un potente motor VVT-i de 1.5 litros que generaba 106 CV DIN a 6.000 rpm, y presentaba un chasis de alto rendimiento, un armazón reforzado y un interior deportivo.

Aquel Yaris deportivo lideraba su categoría al acelerar de 0 a 100 km/h en menos tiempo que la mayoría de rivales con motor de 1.6 litros del momento, solo 9,0 segundos; y también era más rápido en el rango medio, de 60 a 100 km/h (8,4 segundos) que cualquier competidor comparable. El éxito de Yaris T-Sport sentó las bases para la inclusión de versiones deportivas en la gama de las generaciones sucesivas de Yaris.

Con la introducción de un motor diésel D-4D de 1.4 litros en 2002, que convirtió a Toyota en el primer fabricante del mundo en producir un motor diésel totalmente de aluminio, se completó la oferta de motorizaciones para la gama Yaris.

Yaris se convirtió rápidamente en uno de los favoritos de los clientes de toda Europa, que lo veían como una solución práctica, divertida y moderna a las necesidades de la vida urbana diaria, y como un compañero fiable para distancias más largas. Más de 1,2 millones de unidades de la primera generación de Yaris se vendieron en todo el mundo.

Quizás la mejor forma de ilustrar el carácter innovador y cordial de la primera generación de Yaris sea el eslogan utilizado por Toyota en una campaña publicitaria de gran éxito en Italia, en la que se le apodaba cariñosamente como ‘piccolo genio’ —pequeño genio—.

Un modelo con muchos nombres

Aparte de los apodos cariñosos, Yaris ha sido conocido por distintos nombres en todo el mundo. La denominación Yaris deriva de ‘Charis’, la forma singular de las Cárites, las diosas griegas del encanto, la belleza, la naturaleza, la creatividad humana, la benevolencia y la fertilidad.

Desde su debut en Japón en 1999 y hasta el lanzamiento de la generación actual, la cuarta, que en Japón ya se llama también Yaris, allí el modelo se comercializó con el nombre de Vitz. En función de la variante y la región, también ha sido conocido como Platz, Echo, Belta, Vios y Scion iA. Además, se ha comercializado como Daihatsu Charade y Mazda2 en algunos mercados.

La cifra de 10 millones de unidades vendidas en todo el mundo solo tiene en cuenta los modelos Yaris, Vitz, Yaris Cross y GR Yaris.

Segunda generación – Un rendimiento cinco estrellas

El Yaris creció con su segunda generación, lanzada en Europa en 2005. La reputación de un ingenioso diseño que optimizaba el espacio y el confort interiores, combinado con una tecnología avanzada de seguridad y rendimiento, no hizo más que reforzarse, al tiempo que se refinaba la experiencia de usuario.

El planteamiento de ‘espíritu de coche grande’ y las mayores dimensiones generales hicieron que la segunda generación tuviera más amplitud que nunca, con un espacio a la altura de modelos más grandes, del segmento C, gracias al piso trasero plano que permitía que se sentaran tres adultos cómodamente, donde cada sección 60/40 se podía deslizar y reclinar para ofrecer nada menos que 880 mm de espacio para las piernas de los ocupantes traseros.

El maletero de mayor volumen de la categoría, con 737 litros, fue posible en parte gracias al práctico sistema Easy Flat de Toyota, que daba lugar a una superficie plana abatiendo de forma rápida y sencilla los asientos traseros. Algunos ejemplos de la minuciosa atención al detalle y al confort de los ocupantes son el ajuste del sonido de las puertas al cerrarse y los hasta 18,2 litros de capacidad de almacenamiento solo en el salpicadero.

El rendimiento y la eficiencia eran superiores, como también la dinámica de conducción y el confort, gracias en parte a una carrocería de gran eficiencia aerodinámica, con un coeficiente de resistencia (Cx) de solo 0,30.

Su intachable historial de subir cada vez más el listón en términos de seguridad se amplió con una puntuación Euro NCAP de cinco estrellas en protección a los ocupantes, por primera vez para un Yaris. Ese nivel de tranquilidad se conseguía gracias al avanzado sistema de intrusión mínima en el habitáculo de Toyota y a los hasta nueve airbags instalados en diversos puntos, incluido un airbag de rodilla para el conductor, toda una novedad en un vehículo del tamaño de Yaris.

La segunda generación de Yaris se ofreció con formato de tres o cinco puertas y hasta tres motores distintos. Una nueva unidad VVT-i de 1.0 litros de gasolina ofrecía un bajo consumo y un gran rendimiento, manteniendo sin embargo un peso ligero y unos niveles de potencia (69 CV DIN) y par (93 Nm) líderes en la categoría. La unidad VVT-i de 1.3 litros, ya disponible en la generación anterior, mantuvo su popularidad, con una mejora del par a bajo régimen y de la potencia a régimen elevado, para conseguir una sensación deportiva no exenta de suavidad. El motor diésel D-4D de 1.4 litros evolucionó para desarrollar 90 CV DIN a 3.600 rpm.

A medida que Yaris seguía cimentando su popularidad entre los conductores de todas las edades, los deseos de una opción más deportiva fueron colmados con Yaris TS. Esta nueva variante deportiva se presentó en el Salón del Automóvil de París de 2006. Montaba un nuevo motor VVT-i Dual de 1.8 litros y 132 CV DIN, con una velocidad punta de 194 km/h, una suspensión deportiva y un estilo atrevido, que incluía un alerón posterior y unos faldones laterales.

Con el aumento de la conciencia medioambiental, se aceleró por parte de los clientes europeos la demanda de vehículos más compactos y eficientes. Yaris abrió camino, combinando una elegante imagen urbana con una serie de innovaciones técnicas. En 2009 se introdujo la tecnología Toyota Optimal Drive, que ofrecía eficiencia de combustible y reducción de emisiones sin sacrificar la famosa agilidad de Yaris.

Tercera generación – Yaris Electric Hybrid

Todos los Yaris se han caracterizado por su espíritu pionero y, en 2012, la tercera generación revolución el mercado de los modelos compactos con la introducción de una opción híbrida eléctrica, que se convertiría en el Yaris más técnicamente avanzado hasta la fecha.

Se invirtieron tres años de desarrollo para revisar en profundidad el sistema Hybrid Synergy Drive, en el Toyota llevaba ya años trabajando, desde el lanzamiento de la primera generación de Prius en 1997. De hecho, se rediseñó alrededor del 70% de los componentes del motor, para convertirlo en el sistema híbrido más ligero y compacto de Toyota, sin sacrificar lo más mínimo el rendimiento, el confort interior ni el volumen del maletero de Yaris.

Como primer vehículo híbrido eléctrico del segmento B —otra innovación mundial de este revolucionario modelo—, Yaris se convirtió en un símbolo de la determinación de Toyota por poner las ventajas de los sistemas híbridos eléctricos, como la eficiencia y la conducción sin preocupaciones, al alcance de cada vez más clientes, y del compromiso de la compañía de introducir modelos híbridos eléctricos en toda su gama de modelos.

Gracias a la vanguardista tecnología de recirculación del gas de escape y a una bomba hidráulica eléctrica, la energía híbrida del Yaris alcanzó los mejores niveles de rendimiento y eficiencia de combustible de la categoría a partir del sistema de 100 CV DIN, y ofreció por primera vez la posibilidad de circular en modo totalmente eléctrico, sin emisiones.

La tercera generación de Yaris no solo supuso una evolución técnica revolucionaria, sino que también se erigió en referente de diseño exterior, estilizado y sofisticado, con colores audaces y una forma de la carrocería optimizada desde el punto de vista aerodinámico, que alcanzaba un coeficiente de resistencia (Cx) de sólo 0,287, líder en la categoría.

En 2017, los equipos europeos de ingeniería, diseño y desarrollo de Toyota en Europa asumieron un papel de liderazgo en un proyecto internacional de 90 millones de euros destinado a actualizar la tercera generación de Yaris. El resultado fue la introducción de más de 900 nuevos componentes para mejorar el diseño, el rendimiento dinámico y la seguridad.

Partiendo de una nueva puntuación de cinco estrellas en las pruebas Euro NCAP, se implantaron las tecnologías de Toyota Safety Sense en toda la gama Yaris como parte de la renovación, lo que demostró una vez más que, para Yaris en particular y para Toyota en general, la seguridad viene de serie. También se estrenó una nueva imagen, con cambios estilísticos delante y detrás, desarrollados por el estudio de diseño ED2 de Toyota.

El regreso de Toyota al Campeonato Mundial de Rallys —World Rally Championship (WRC)— de la FIA en 2017, de la mano de TOYOTA GAZOO Racing, llevó al desarrollo de la edición limitada Yaris GRMN, el primer deportivo GRMN (GAZOO Racing Meister of Nürburgring) fabricado y vendido en Europa. Las cualidades de auténtico deportivo de Yaris GRMN se encargaron de que las 400 unidades disponibles se vendieran antes incluso de llegar a los concesionarios.

En 2018, Yaris GR SPORT, inspirado en TOYOTA GAZOO Racing, se sumó a la gama como el primer modelo con la especificación GR SPORT comercializado en Europa. El éxito prolongado de la versión GR SPORT ha dado lugar a la introducción de esta especificación inspirada en la competición en otras gamas de Toyota en Europa, como Yaris, Corolla, Toyota C-HR, RAV4 y Hilux.

Cuarta generación – Rendimiento dinámico y seguridad

La cuarta generación de Yaris, lanzada en 2020, fue concebida para ofrecer el compacto más seguro del mundo, gracias a los sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS), siempre de serie. Es la primera generación en ser conocido mundialmente como Yaris.

El regreso al concepto de ‘pequeño grande’ daba lugar a una imagen aún más dinámica, al ser más corto, ancho y bajo que el modelo anterior, con un imponente diseño exterior que transmitía la agilidad y las dimensiones compactas necesarias para circular y aparcar en la ciudad, sin perder de vista el espacio y el confort interiores.

Un elemento clave para aspirar a cotas superiores con la cuarta generación es la plataforma derivada de la Nueva Arquitectura Global de Toyota —Toyota New Global Architecture (TNGA)—. Yaris se convirtió en el primer vehículo compacto fabricado sobre esta plataforma modular, que potencia el rendimiento dinámico y mejora el tacto de conducción, gracias a un bajo centro de gravedad y una carrocería de gran rigidez.

La plataforma GA-B también contribuye a proyectar una imagen llamativa, que recuerda a un velocista preparado en los tacos de salida. Una presencia más ancha, baja y compacta, unida a la posición más baja del conductor, conformaba un estilo ‘condensado y ágil’, de un vehículo lleno de energía y dinamismo, listo para arrancar.

La eficiencia global del motor se ha incrementado un 22% sin que ello afectara al rendimiento, que de hecho experimenta una mejora del 16%, hasta una potencia total del sistema híbrido de 116 CV DIN. El placer al volante se ha intensificado gracias a una respuesta más rápida del acelerador, lo que contribuye a una reducción del 15% en el 0 a 100 km/h, hasta tan solo 9,7 segundos.

La más reciente generación de la tecnología híbrida eléctrica de Toyota se optimizó en términos de peso, rendimiento y eficiencia, que transformó las capacidades de funcionamiento eléctrico de Yaris. Se puede disfrutar de la serenidad de la conducción totalmente eléctrica a velocidades de hasta 130 km/h, mientras que la mayor potencia híbrida eléctrica disponible mejoraba la aceleración a baja velocidad y por autopista, con una respuesta más lineal que da lugar a una sensación más intensa de placer al volante.

La cuarta generación de Yaris es el modelo más popular de Toyota en Europa y ha llegado a convertirse por primera vez en el modelo más vendido en el continente, gracias a su moderna combinación de dimensiones compactas, estilo urbano bien equipado y el menor consumo de combustible de la categoría.

Poco más de dos décadas después de que Yaris ganara el primer premio al Coche del Año en Europa para Toyota, el Yaris de cuarta generación logró el mismo galardón en 2021. El jurado elogió su tecnología híbrida eléctrica por su marcha suave, sus bajas emisiones y su precio asequible, factores que explicaban por qué más del 80% de los compradores de Yaris en Europa se decantaban por la versión híbrida eléctrica. También fue reconocido por su diseño, rendimiento dinámico y seguridad líder en la categoría.

En 2022, el nuevo Yaris GR SPORT, basado en la cuarta generación de Yaris, salió a la venta en Europa con el nuevo y exclusivo color exterior Gris Ascari en contraste con el negro del techo. Las nuevas llantas especiales de 18 pulgadas con segmentos lineales en rojo refuerzan el linaje TOYOTA GAZOO Racing, y la parrilla frontal luce un renovado e inconfundible diseño de malla con la letra ‘G’ como motivo. Yaris GR SPORT también incorpora una suspensión ajustada y una carrocería más rígida, para una mejor respuesta y una experiencia más cómoda e intensa.

GR Yaris – Deportivo de altos vuelos

Siguiendo los pasos del popular Yaris GRMN y el primer Yaris GR SPORT llegó el primer deportivo puro TOYOTA GAZOO Racing, el GR Yaris, en 2020.

Tomó su inspiración del éxito del Yaris WRC. Igualmente pionero en tecnologías innovadoras, ha gozado desde su lanzamiento de una acogida sin precedentes, convirtiéndose al instante en un clásico moderno.

El desarrolló del GR Yaris bebió directamente de la experiencia de Toyota en el mundo de los rallys, creándose sobre una plataforma única, combinando la nueva GA-B y una sección trasera adaptada de la plataforma GA-C. Incorpora unos ligeros paneles de aluminio en la carrocería y un techo de fibra de carbono forjada, así como otros componentes ligeros en distintas partes del coche.

Monta la unidad de tres cilindros más potente del mundo, que es también del motor de 1.6 litros con turbocompresor más pequeño y ligero. Con 261 CV DIN de potencia y 360 Nm de par, permite al GR Yaris acelerar de cero a 100 km/h en solo 5,5 segundos, y hasta una velocidad punta, limitada electrónicamente, de 230 km/h.

Con una tara de tan solo 1.280 kg, el GR Yaris presenta una excelente relación entre peso y potencia, de 4,9 kg/CV DIN, distribuida a través del sistema de tracción total permanente controlada electrónicamente GR-FOUR. Con esa potente combinación, la producción limitada de 25.000 unidades se agotó rápidamente, a manos de entusiastas deseosos de probar el Yaris más extremo creado hasta el momento.

GR Yaris se sitúa también a la vanguardia de la estrategia de Toyota por un futuro neutro en carbono, tanto para vehículos de producción como de competición. Como muestra de la apuesta continua de la compañía por invertir en tecnologías innovadoras y motorizaciones diversas, el GR Yaris H2, un modelo en desarrollo con motor de combustión a base de hidrógeno sin apenas emisiones de escape, hizo su debut europeo en agosto de 2021. Akio Toyoda, Presidente de Toyota Motor Corporation (TMC) por entonces, junto con la leyenda del rally Juha Kankkunen, se puso al volante del vehículo en una demostración en el Rally de Ypres, en Bélgica.

Con el cambio de normativa del WRC, Toyota GAZOO Racing introdujo el GR Yaris Rally1, basado en el modelo de carretera, para la temporada 2022.

Hasta la fecha, el Toyota GAZOO Racing World Rally Team (WRT) ha conseguido nada más y nada menos que tres títulos de constructores y cuatro de pilotos y copilotos, lo que lleva la cuenta total de Toyota en el Campeonato Mundial de Rally hasta los seis títulos de constructores.

Yaris Cross – Un auténtico todocamino compacto

Lanzado en 2021, Yaris Cross combinaba la extensa experiencia y especialización de Toyota en el ámbito de los automóviles compactos con su legado de todocaminos de diseño y tecnología innovadores para crear un modelo totalmente nuevo, adaptado a la perfección al uso diario pero con un toque de aventura y espíritu de pasión al volante.

Su poderoso estilo transmite robustez y agilidad en una carrocería compacta, que ofrece una fácil maniobrabilidad, ideal para la vida urbana, al tiempo que alberga un interior que desborda confort y una generosa capacidad de carga, siguiendo la filosofía consolidada de “pequeño grande” del Yaris.

Yaris Cross ofrece un auténtico rendimiento de todocamino, con el reconocido sistema de tracción total inteligente —Intelligent All-Wheel Drive (AWD-i)— de Toyota, que incorpora un motor eléctrico independiente adicional en el eje trasero, para ofrecer más agarre y estabilidad al acelerar y en las curvas, y una mayor seguridad al circular por superficies deslizantes.

El diseño compacto y ligero del sistema AWD-i reduce al mínimo el impacto sobre el consumo de combustibles y las emisiones. Su gran rendimiento, líder en la categoría, para un todocamino con tracción total, contribuyó a convertirlo en uno de los modelos más vendidos de Toyota en Europa.

Poco después de su lanzamiento, Yaris Cross consolidó su caché en el seno de la multipremiada familia Yaris al ser nombrado como el mejor vehículo urbano a nivel mundial en 2022 por los organizadores de los World Car Awards.

Diseñado en Europa

Ya desde la primera generación, el equipo de diseño europeo ha dejado su marca en el Toyota Yaris, en un principio a través de la EPOC en Bruselas y, más adelante, del ED2, tras su reubicación a unas instalaciones más grandes en la Costa Azul, cerca de Niza, donde sigue operando desde el año 2000.

Se trata de una clara declaración de intenciones que ha redundado en un aumento de las capacidades de desarrollo de diseño europeo de Toyota, tras trazar un ambicioso plan de producción y ventas para la región. Como parte de la red internacional de diseño de Toyota, ED2 toma constantemente el pulso de los europeos en lo que se refiere a gustos, costumbres, valores y tendencias, y el Yaris se ha inspirado en esas perspectivas a lo largo de su rica historia.

ED2 comparte responsabilidades de diseño con otros centros de diseño en Japón, en función de la generación y el modelo. Como sucedió con la primera generación, el exterior de la segunda generación de Yaris, en 2006, surgió del ED2, que también intervino en las dos renovaciones de la tercera generación.

Para la cuarta generación del Yaris, el ED2 se encargó de los colores, materiales y acabados, mientras que el Yaris Cross supuso para los diseñadores más responsabilidades no solo en ese sentido, sino también en lo relativo al diseño exterior, con el diseño de la producción gestionado desde Japón.

Fabricado en Europa

Anticipándose a la popularidad de la primera generación de Yaris, en octubre de 1998, Toyota puso la primera piedra de una nueva planta de fabricación de tecnología avanzada en Valenciennes (Francia), para complementar la producción de Yaris en la planta de Takaoka (Japón).

Desde el principio, Toyota Motor Manufacturong France (TMMF) se diseñó para ser una fábrica ecológica, limpia y ágil del siglo XXI. Su tamaño era ya un 30% inferior al de una fábrica de automoción típica de la época, lo que le confería una importante ventaja para recortar drásticamente el uso de energía y las emisiones. En algunos talleres, las zonas de almacenamiento son hasta diez veces más compactas que el tamaño estándar en el sector de la automoción de plantas con una producción similar.

TMMF arrancó sus operaciones en enero de 2001 con una capacidad de producción anual de 150.000 unidades. En 2022, la producción anual se había incrementado hasta las 255.584 unidades, lo que convertía la planta en el centro de producción de automóviles más grande de Francia por volumen. Ese mismo año, Yaris Cross se convirtió por primera vez en el modelo con mayor producción de entre todas las marcas en Francia, con 161.508 unidades, y destronó así a su hermano Yaris, que había coronado la lista siete veces en los 10 últimos años.

Actualmente, la planta tiene una plantilla de 5.000 trabajadores, y ha sido objeto de una inversión total acumulada de 1.500 millones de euros. Esto incluye las inversiones de capital necesarias para cada nueva generación y modelo, así como unos recursos considerables destinados a seguir mejorando el rendimiento medioambiental de la compañía. Apenas unos años después de su puesta en marcha, se había cubierto parte del tejado con paneles fotovoltaicos y se había instalado un muro acumulador de 400 m².

Desde 2019, esta planta usa un 100% de electricidad renovable y, desde 2012, cuenta con dos balsas en el terreno, con un volumen combinado de 16.000 m³, que le otorgan una total autonomía en lo que respecta a agua industrial. La mayoría procede del agua de lluvia recogida en esas balsas, mientras que el resto se obtiene reciclando las aguas residuales de la fábrica, que son pretratadas para cumplir los requisitos necesarios antes de su uso en el proceso productivo.

A lo largo de los 20 últimos años, TMMF ha reducido la energía necesaria para producir un Yaris en un 59%, lo que le ha valido el reconocimiento interno como líder mundial dentro de Toyota. A ello se le suma la reciente instalación de una nueva línea de pintura en el taller de plásticos, sin igual dentro de Toyota a nivel mundial, que se espera que reporte un ahorro anual de 1.000 toneladas de CO2. TMMF se ha fijado el objetivo de alcanzar la neutralidad en carbono para 2030 y de eliminar las emisiones para 2040.

La aclamada unidad 10 millones de la familia Yaris, un Yaris GR SPORT en Gris Ascari, salió de las líneas de producción de TMMF el 30 de marzo, como tantos otros Yaris antes, y se entregará a un cliente francés de la región de París.

También podría interesarte
Deja una respuesta