Velocidad sin premio para Belén García en su debut en la Michelin Le Mans Cup

-La española apoyada por el RACC finalizó 15ª en la prueba disputada en el Circuit de Barcelona-Catalunya, en la que Safety Car tuvo que salir hasta en cinco ocasiones.

-La piloto de L’Ametlla del Vallès marcó el quinto mejor crono en una cita en la que su equipo sufrió problemas con la radio y no tuvo suerte con las entradas a boxes y las apariciones del coche de seguridad.

-Cada vez más adaptada al Ligier JS P320 LMP3, García se quedó sin el premio de un gran resultado en casa, pese al gran ritmo acreditado en su debut en este certamen de resistencia.

-«Este fin de semana nos sirvió para ver que tenemos potencial para ir a más a lo largo del campeonato. Toca seguir trabajando al máximo para las próximas carreras».

El debut de Belén García en la Michelin Le Mans Cup fue meritorio en cuanto a velocidad y escaso por el botín final. En las carreras de resistencia intervienen muchos factores y en esta ocasión la fortuna no estuvo del lado de la piloto catalana, que finalizó 15ª en su estreno con el equipo 360 Racing junto al piloto británico Mark Richards.

Tener opciones a conseguir un buen resultado no es sinónimo de conseguirlo, y el claro ejemplo es la actuación de Belén García en la prueba que se disputó ayer en el Circuit de Barcelona-Catalunya. Lastrada por los problemas con la radio que sufrió su compañero –que le hizo entrar una vuelta tarde a boxes en uno de los momentos en que tuvo que intervenir el Safety Car–, la de L’Ametlla de Vallès (Barcelona) se centró en demostrar su velocidad pura, y vaya si lo hizo: marcó la quinta vuelta más rápida y el quinto mejor ritmo en carrera al volante de su Ligier JS P320 LMP3.

Partiendo desde el 15º lugar en la parrilla de salida, el compañero de García, Richards, se mantuvo en las posiciones cercanas al Top 10, pero en una de las cinco salidas del coche de seguridad todo se torció. Fue un error en cadena provocado por los problemas con las comunicaciones de radio entre el muro de boxes y el coche, que hizo perder muchísimo tiempo a la formación británica.

Cuando tuvo que ponerse al volante del prototipo en la segunda mitad de la prueba, Belén García dejó patente sobre el asfalto catalán su talento y adaptación a la disciplina. Sin opciones a remontar más allá de la 15ª posición, encadenó buenas vueltas, con un ritmo que en otras circunstancias le hubiese metido lleno en la pelea por los puestos de honor. También experimentó la dureza de la resistencia cuando otro competidor la sacó fuera de pista en un lance de carrera sin mayores consecuencias.

«Estoy contenta por el ritmo y la velocidad que demostré. El resultado final no es el deseado y tenemos muchas cosas por pulir y mejorar con el equipo. Pese a ello, este fin de semana nos sirvió para ver que tenemos potencial para ir a más a lo largo del campeonato. Toca seguir trabajando al máximo para las próximas carreras«, comentó la piloto barcelonesa.

Superada la prueba de casa, Belén García ya piensa en el gran objetivo de la temporada. Los días 8 y 9 de junio los participantes en la Michelin Le Mans Cup disputarán dos mangas de 55 minutos en el mítico trazado de La Sarthe, el mismo fin de semana que se celebrará la esperada edición del centenario de las 24 Horas de Le Mans, sin duda alguna, la carrera más grande del mundo del motor.

También podría interesarte
Deja una respuesta