Hace 40 años, Lancia ganó su quinto Campeonato Mundial de Constructores con el mítico Rally 037

  • El 7 de octubre de 1983, el Lancia Rally 037 conquistó su quinto título mundial de constructores al ganar la competición del Rally de San Remo.
  • Un éxito inesperado para un coche de tracción trasera, frente a competidores equipados con tracción total.
  • A día de hoy, el Lancia Rally 037 sigue siendo un icono para la marca, siendo uno de los nueve coches de su historia que inspiraron el diseño de futuros modelos.
  • Con 15 victorias en el Campeonato Mundial de Rally, tres Campeonatos del Mundo de Constructores de Resistencia, una 1000 Miglia, dos victorias en la Targa Florio y una en la Carrera Panamericana, Lancia sigue siendo la marca más exitosa de todos los tiempos en rallyes.

«El Lancia Rally 037 encarna plenamente el espíritu de la marca, compuesto por formas geométricas radicales, combinadas con un diseño elegante y exclusivo, dando vida a un coche siempre dispuesto a superar cualquier obstáculo: características que permitieron que el coche pasara a formar parte del inconsciente colectivo. La victoria lograda hace exactamente 40 años sigue siendo hoy un momento histórico para el Rally y consagró el modelo en el panteón de los coches inmortales de todo el mundo. No es casualidad que el Lancia Rally 037 sea uno de los nueve coches que inspiraron el diseño de nuestros futuros modelos», declaró Luca Napolitano, CEO de la marca Lancia.

El 7 de octubre de 1983 representa una fecha verdaderamente memorable para la marca Lancia, un día imborrable en los ojos y corazones de todos los entusiastas de las carreras: el Lancia Rally 037 triunfa en el Rally de San Remo y asegura su quinto título del Campeonato Mundial de Constructores a falta de dos carreras en su historia.

Un logro asombroso para una etapa enteramente «firmada» por la marca italiana, que tenía cuatro coches en las cinco primeras posiciones finales: con Markku Alen, Walter Röhrl y Attilio Bettega, y un joven Miki Biasion terminando quinto al volante de un Lancia Rally 037 – Jolly Club.

Toda una hazaña, teniendo en cuenta los valores técnicos y la potencia de los modelos de la competencia: a diferencia de sus rivales, que ya podían contar con un motor de tracción total, el Lancia Rally 037 tenía un motor de tracción trasera. Como era de esperar, 40 años después, este sigue siendo un logro que nunca se ha repetido en la historia de las carreras.

La victoria en San Remo marcó el comienzo de una época dorada para el modelo: en muy poco tiempo, el Lancia Rally 037 logró encantar a millones de fanáticos en todo el mundo. Además del Campeonato Mundial de Constructores, obtuvo el segundo puesto en el Campeonato Mundial de Pilotos con Walter Röhrl y en los Campeonatos de Europa e Italia con Miki Biasion, quien poco después también compitió bajo la insignia del equipo oficial Lancia Martini.

La historia del Lancia Rally 037 es una historia de excelencia en el automovilismo italiano.

El debut oficial tuvo lugar en 1982, en la 59ª edición del Salón del Automóvil de Turín con la versión de carretera. Contaba con 205 CV, un carburador de doble cuerpo y sobrealimentación a través de un compresor volumétrico, el coche había sido diseñado en previsión de entrar en el mundo de los rallyes.

Se produjeron 200 unidades en total, para obtener la homologación de tipo como coche de carreras del Grupo B.

El Lancia Rally, más conocido por su designación de diseño «037», era en realidad un deportivo puro en todos los detalles: sus formas audaces «funcionales», tanto en la parte delantera como en la trasera, y un «cáliz» angular que lo convertía en un icono de los rallyes. Se basaba claramente en el Beta Montecarlo, un coupé compacto de motor central con un toque deportivo, característico de los años 70. Partiendo de esa base, todo en el Lancia Rally 037 contribuyó a su espíritu deportivo: su estilo agresivo, su carácter brutal y eficiente. El interior minimalista y racional era la quintaesencia de la competición, mientras que algunos de los «apéndices» aerodinámicos en el pilar y la cola, incluido un llamativo alerón trasero, elevaban aún más su rendimiento.

El espíritu indomable de su estructura mixta original se equipó en su clase pura, debido a su carrocería a la vez agresiva y elegante que podía empujar una carga aerodinámica significativa hacia el suelo. Para una máxima eficiencia, estaba hecho de poliéster con refuerzos de fibra de vidrio, mientras que los dos capós ligeros, sobre el motor y el maletero, se podían desmontar por completo.

Esa unión tan equilibrada de dos espíritus tan diferentes que ya figuraba en el legendario Stratos hizo del Lancia Rally 037 uno de los nueve coches icónicos de la historia de la marca que han inspirado futuros modelos, empezando por el Lancia Pu+Ra HPE, el manifiesto de la marca para los próximos 10 años. Se trata de un concept car 100% eléctrico que encarna la visión de la marca en términos de diseño, sensación de hogar interior, sostenibilidad, electrificación y tecnología sin esfuerzo. En el Lancia Pu+Ra HPE Concept, se puede encontrar un diseño con una interacción constante entre pureza y radicalidad que recuerda fuertemente la esencia del Lancia Rally 037.

También podría interesarte
Deja una respuesta