30 años de los Alfa Romeo Spider y GTV: un descapotable y un coupé memorables

  • Con diseño Pininfarina y una estética espectacular, los Alfa Romeo GTV y Spider cautivaron la imaginación de los “alfistas” y los amantes del automóvil por su estilo, su comportamiento deportivo y sus sensaciones al volante.
  • Con el GTV y el Spider, Alfa Romeo, comercializados entre 1993 y 2006, consolidó su presencia en dos segmentos en los que ha aportado su sello deportivo durante décadas: los descapotables y coupés de alta gama.
  • El Alfa Romeo Spider se ha convertido en un automóvil codiciado entre los coleccionistas de la marca. Su visión del cabrio deportivo de dos plazas sigue estando vigente, con el añadido práctico de contar con una capota de accionamiento eléctrico.

Hace 30 años, Alfa Romeo se vio en la situación de sustituir dos modelos emblemáticos en segmentos tan elitistas y exclusivos como los coupés y los descapotables deportivos de alta gama, representados, respectivamente por el Alfetta GTV y el Spider. La estrategia de la marca italiana fue actualizar y unificar estos dos conceptos, manteniendo el ADN dinámico que caracteriza al “Biscione” desde sus inicios. El resultado fueron dos modelos, el Alfa Romeo Spider, lanzando en 1993, y el Alfa Romeo GTV (Gran Turismo Veloce), comercializado al año siguiente, que siguen siendo un referente por su estilo, sus prestaciones y el placer de conducir que proporcionaban.

Su diseño, obra de Enrico Fumia, que ya había firmado un clásico como el Alfa Romeo 164, apostó a fondo por la aerodinámica y la espectacularidad con una silueta afilada y elegante. Con elementos modernos, como los llamativos faros delanteros o la capota eléctrica del Spider, que se guardaba ingeniosamente entre el habitáculo y el maletera, estos dos modelos mantenían elementos clásicos de sus respectivos segmentos, con la configuración 2+2 con amplios asientos delanteros en el coupé GTV o las dos plazas en el cabrio. Estrenaba elementos que se han convertido en habituales, como las llantas de aleación ligera. El interior, desarrollado por Walter de Silva, un nombre imprescindible para entender los Alfa Romeo de los años 90, llamaba la atención por su ergonomía, con mandos intuitivos y sencillos de utilizar situados al alcance de la mano.

Al volante, tanto el GTV y el Spider han quedado en la memoria colectiva de los alfistas y los amantes del motor por su conducción dinámica y placentera y su impecable comportamiento en carretera. Ambos modelos destacaron por agilidad en las curvas y por su aplomo y seguridad circulando a altas velocidades por autopista. Su precisión de manejo era milimétrica, con una dirección que ofrecía una asistencia justa y rápida, respaldada por un sistema de frenado poderoso, fiable y resistente.

Bajo el capó, estos dos deportivos contaron con las prestaciones del motor 3.2 V6 de 240 CV, que permitía pasar de 0 a 100 Km/h en 6,3 s y alcanzar una velocidad máxima de 255 Km/h. Algunos años más tarde, se incorporó a la gama una mecánica 1.8 16 V de 144 CV, que ofrecía sensaciones fuertes gracias a su capacidad de respuesta a bajas revoluciones, su comportamiento deportivo y su bajo nivel de consumo.

También podría interesarte
Deja una respuesta