Brutal recta final de temporada para Copi Sport, que con cuatro triunfos y un segundo se quedó a las puertas de un nuevo título

Nadie podía pensar en los problemas que sufrió el equipo Copi Sport en el arranque de la temporada 2023.
Desde el Rally Norte de Tenerife, donde tenían un problema técnico que les hizo perder 12 minutos, se empezaron a torcer las cosas para Enrique Cruz y Yeray Mujica (Ford Fiesta Rally2),
Todo comenzaba en la jornada de sábado con excelentes sensaciones y cronos, al liderar la prueba tras los dos primeros tramos de la jornada. El espectáculo ofrecido a la numerosa afición repartida a lo largo de los tramos del norte de Tenerife estaba en su máximo apogeo y nada hacía presagiar que un tramo después -el tercero del día- iba a suponer para los del Ford Fiesta Rally2 de Archiauto Ford un auténtica jarro de agua fría: “De forma inexplicable, perdimos presión en dos ruedas” comentaba Enrique Cruz “y no habíamos cometido ningún error que nos llevara a pensar que había sido culpa nuestra».
«Llegamos a la asistencia con dos llantas en el suelo y 1 minuto y 45 segundos perdidos. Pensamos que aún podíamos luchar por una plaza en el podio, con lo que salimos a darlo todo en las especiales que restaban”, continuó Enrique.
En la segunda sección, los tiempos seguían saliendo, pese a que la imposibilidad de ganar la carrera en condiciones normales hizo que se dejara cierto margen de seguridad. Sin embargo, en el quinto tramo volvió a aparecer el fantasma de la pérdida de presión en dos neumáticos y llegaban al final del mismo en llanta. Tras cambiar una rueda salían al sexto tramo y volvió a darse la fatal incidencia en otro neumático, lo que dejaba tirados a Enrique y Yeray en la meta del último tramo de la segunda sección: “no podíamos creérnoslo, era la primera vez que nos pasaba algo similar. Llegamos a pensar en la retirada, pero en el equipo luchamos siempre hasta el final y decidimos que gracias a la novedosa normativa de ‘nueva salida’ podíamos seguir en carrera”, explicaba Enrique.
Semanas después, en la previa del Rally Islas Canarias, en el tramo de clasificación, sufrían una fuerte accidente que pudo ser solventado por la eficacia del grupo humano de la estructura tinerfeña.
“Revisamos el coche a fondo, incluso con un motor nuevo cedido por M-Sport, ya que era importantísimo poder luchar por la victoria entre los nuestros en esta cita tan carismática”, manifestaba Cruz en los albores del inicio de la competición, pero una mordida demasiado optimista en una de las últimas curvas del tramo de calificación y posterior salida de carretera puso en peligro poder salir a los tramos de carrera. “Cogimos mucha tierra y no pude evitar salirme un poco del asfalto, con la mala suerte de pillar de lleno una piedra. Teníamos que reparar medio coche: dirección, manguetas, barras estabilizadoras, etc. en tan solo una hora. Gracias al equipo DISA Copi Sport se consiguió el milagro y salimos al único tramo del jueves en condiciones decentes. Luego pudimos volver a retocar los puntos que no terminaron de quedar perfectos e irnos así a descansar con cierta tranquilidad”.
Por delante quedaba todo el grueso del rallye y analizando los tiempos de los tres primeros tramos del viernes el equipo no podía ocultar su satisfacción. “Estamos líderes de nuestro campeonato de referencia, que es el canario, y nada menos que sextos del europeo; un campeonato que, aunque no figuraba en nuestros objetivos, sí que era interesante ver dónde podíamos estar”, explicaba el piloto de Archiauto Ford.
Sin embargo, ya en la cuarta especial empezaron los problemas de mecánica. “El sensor de temperatura del motor empezó a marcar unos valores superiores a lo normal, lo que nos preocupaba y hasta cierto punto desconcentraba. Luego en el quinto llegó a pararse y en el sexto fueron un par de veces, por lo que decidimos que era mejor abandonar”, declaró Cruz tras dejar la cita del Campeonato de Europa y SuperCampeonato de España. “Íbamos liderando la prueba más importante del año hasta que aparecieron los problemas y todo ello después de sufrir una salida de carretera y tener que arreglar medio coche, con lo que pese al amargo sabor del abandono debemos quedarnos con la satisfacción de haberlo dado todo”, indicó.
Tras dos malos resultados llegaba el Rally Senderos de La Palma, pero la mala racha no despareció ya que un simple sensor lo impidió. “El viernes, en el TC 2, el motor comenzó a funcionar de forma anormalmente extraña, y lo máximo que conseguimos fue llegar a la meta de ese tramo. Una vez en el box de asistencia nos dimos cuenta que era el sensor de posición del cigüeñal, que se había soltado” relata Enrique.
El equipo de Archiauto Ford podía acogerse a la normativa de ‘nueva salida’ para reengancharse a la competición en la segunda etapa de sábado, una circunstancia que sería aprovechada para comprobar que todo estaba en orden y dejar el coche preparado de cara a la siguiente cita del campeonato: “era irnos a casa o seguir corriendo, y elegimos la segunda opción porque la afición palmera se merecía el mayor espectáculo posible. También empleamos los 7 tramos de la segunda jornada para poner a punto el Ford Fiesta de cara a otra cita importantísima, como es el Rallye Villa de Adeje de dentro de un mes” continúa Enrique. “El crono arrojó tiempos muy buenos, con 4 scratchs de 7 posibles y un simbólico mejor tiempo parcial en la suma de los tramos 4 al 10 del rallye, donde pudimos correr en condiciones normales” detalló el piloto canario.
Tres resultados inesperados que les sacó de la ecuación de la lucha por el título, ese en el que siempre estuvieron luchando y en el que la mayoría de ocasiones lograron llevarse. «Lo de ahora no es normal, y lo antes, tampoco», lamentó Enrique.
Pero como dice el refranero español, no hay mal que cien años dure, el trabajo dio sus frutos. En el Rally Villa de Adeje llegó la primera de las victorias, seguida del Ciudad de Telde. «Nuestro objetivo era la victoria y aunque las diferencias fueron muy ajustadas durante toda la jornada, finalmente fuimos los ganadores», dijo el piloto de DISA Copi Sport.En el Maspalomas, tras un golpe inicial y estar lejos de la cabeza, tocó remontada para conseguir la tercera. “Después de una noche agotadora, de un trabajo exquisito de nuestro equipo y de superar mil y un hándicap, estamos en lo más alto del podio. Nuestra competitividad en carretera sigue imbatida y esperamos poder competir también por el triunfo en las dos pruebas que restan», explicó entonces.
De vuelta a casa, lograba el cuarto triunfo consecutivo en el Isla de Tenerife, un rallye que «suele ser complicado, y en esta ocasión lo fue. Con dos etapas, nadie iba a regalar nada y había muchos factores que querían ser protagonistas del fin de semana. Por un lado, la nocturnidad estaba presente en las dos jornadas y eso siempre supone un reto extra para cualquier equipo. Y por otro, los tramos tenían características muy diferentes entre sí, complicando muchísimo el setup en cada sección”, comentó Enrique.

Y tras tres malos resultados y cuatro triunfos consecutivos se jugaban el todo por el todo en el Isla de Lanzarote, donde las opciones eran mínimas, pero lo intentaron, finalizando segundos del rally y terceros de un campeonato que se les complicó demasiado pronto.
“Teníamos que intentar ganar nuestra quinta prueba consecutiva, aunque sabíamos que hacerlo en tierra de Yeray Lemes sería muy difícil”, explicó el piloto del Ford Fiesta que fue el único de los participantes capaz de seguir el ritmo del piloto conejero durante toda la jornada del sábado. “Acabar este rapidísimo rallye a menos de 10 segundos del ganador es para sentirse satisfechos, y mucho más el haber contribuido a que el equipo DISA Copi Sport se proclamara por decimosexta vez Campeón de Canarias de Escuderías”, manifestó Cruz.
“Esta campaña nos ha tocado ir prueba a prueba, ya que nuestros tres primeros resultados nos descartaban de forma prematura de la lucha por el título”. No obstante, “en el equipo DISA Copi Sport nunca nos rendimos y hemos demostrado esta temporada que no tenemos rival en tenacidad, trabajo y compromiso con los aficionados canarios”,  detalló el piloto de La Laguna.
Eso sí, acabada la batalla, los componentes de DISA Copi Sport al completo, felicitaron al palmero Miguel Suárez y a su equipo por haber obtenido el campeonato canario de pilotos 2023. “Ha sido un duro rival en la carretera, pero un compañero y amigo fantástico. Ojalá podamos volver a medirnos de tú a tú la próxima temporada”, concluyó.
¡Un saludo a nuestros nuevos seguidores! Es un placer teneros por aquí.

Súper Team  @copi_sport 💙
También podría interesarte
Deja una respuesta