Cox y De Villiers, los pioneros sudafricanos del Dakar

Seis pilotos sudafricanos participarán en el Dakar 2024 en motos, mientras que otros seis tendrán vehículos inscritos en la categoría Ultimate. Con los preparadores Toyota Gazoo Racing, Century, Red-lined y ahora M-Sport, que ha desarrollado el T1+ de Ford, Sudáfrica puede presumir de haber producido una treintena de coches en total, o lo que es lo mismo, un tercio del plantel. El movimiento que ha llevado a la nación del arco iris a convertirse en uno de los principales contendientes de la disciplina debe mucho a Alfie Cox y a Giniel De Villiers, que frecuentan los vivacs desde 1998 y 2003 respectivamente.

Alfie Cox y Giniel de Villiers son pioneros. No de los primeros, aquellos que se lanzaron al Dakar a finales de diciembre de 1978. Alfie y Giniel son unos apasionados del rally que iniciaron su andadura principios de los años 2000, con tan excelentes actuaciones que generaron un movimiento decisivo en su país, Sudáfrica. En aquella época, pocos conocían a Jeremy Davies, el primero en abrir camino en el rally París-El Cabo en 1992. El joven Alfie Cox, un sólido rodador que ya causaba estragos en motocross y bajas, no tardó en seguir los pasos de su amigo unos años más tarde… en cuanto se presentó la oportunidad. “Yo ya era distribuidor de KTM en Sudáfrica y Heinz Kinigadner me dio una moto para que pudiera correr el Dakar en 1998”, comenta el antiguo motorista, que terminó 4º en su primer intento. “Como funcionó bien, competí siete ediciones en moto y luego cinco veces en coche”. Aunque actuó principalmente como aguador, Cox terminó la edición de 2002 en 2ª posición, acompañado en el podio por sus dos compañeros de la gran época de Gauloises-KTM, los tristemente fallecidos Fabrizio Meoni y Richard Sainct.

Mientras tanto, Giniel de Villiers preparaba entre bastidores su aparición en el Dakar. El acontecimiento tuvo lugar en 2003, dentro del equipo Nissan, con una actuación sensacional, ya que llegó a Sharm-el-Sheikh (Egipto) en 5ª posición. Desde entonces, este auténtico metrónomo del Dakar ha completado 20 ediciones consecutivas, ganó en la primera edición de Sudamérica en 2009 y ha cosechado un total de 15 Top 5. Desde el principio de esta impresionante serie, los resultados de Giniel despertaron un verdadero interés entre el público sudafricano y entre los aficionados al motor en particular: «El campeonato nacional todoterreno siempre ha sido duro, pero en aquella época había gente como Glynn Hall que empezó a participar en las carreras de rally raid y vemos que ahora hay 13 o 14 coches en el vivac, por hablar sólo de Toyota, que se fabrican en Sudáfrica. Y entre los pilotos, hay muchos jóvenes que están llegando. Así que si hemos podido jugar un pequeño papel para inspirarlos, pues es algo de lo que estar orgullosos. Cuando ves que Saood Variawa se estrena en el Dakar con 18 años, puedes imaginar de lo que será capaz».

La observación de De Villiers sobre la presencia de sus compatriotas en coches es compartida por Alfie Cox en dos ruedas, con su propio hijo Bradley al relevo. Por el momento, al vástago no le ha ido tan bien, ya que terminó 22º en 2022 en su primera participación, si bien está rodeado por una delegación conquistadora, añade Alfie: «También tenemos a Charan Moore, que ganó la clasificación del Original by Motul el año pasado, así como a Michael Docherty, Ronald Venter, Kerim Fitz-Gerald, y a otros que llegarán pronto». En opinión de Alfie Cox, la bandera sudafricana seguirá ganando terreno en el vivac y en las clasificaciones del Dakar.

También podría interesarte
Deja una respuesta