Guillaume de Mevius gana y Carlos Sainz roza el triunfo

El español Carlos Sainz se dio un gran regalo de Reyes en la primera etapa del Dakar 2024, en la que a pesar del triunfo del belga Guillaume de Mevius (Toyota), exhibió su calidad sobre las piedras árabes para sacar al menos diez minutos sobre cada uno de los grandes favoritos de la prueba y acabar segundo.

Sainz ‘voló’ sobre su vehículo, que salió en cuadragésimo octava posición desde Al Ula (Arabia Saudí) y que tenía por delante a 27 coches apelotonados sobre el desierto, pues a partir del vigésimo en salir se salía de minuto a minuto, en vez de cada dos, como lo hicieron los veinte primeros, lo que provocó más polvo y peor visibilidad al madrileño.

Pese a todo, Sainz y su copiloto Lucas Cruz terminaron segundos, a apenas un minuto y 44 segundos del belga, del equipo Overdrive Racing, que a bordo de un Toyota capitaneó una primera etapa que a mitad de recorrido parecía tener controlada el sueco Mattias Ekström.

No obstante, al final de la etapa, Sainz sacó más de diez minutos sobre el propio Ekström y también sobre el brasileño Lucas Moraes; casi 20 minutos sobre el español Nani Roma, más de 22 sobre el francés Sébastien Loeb y casi 25 minutos sobre el catarí Nasser Al-Attiyah, vigente campeón, que no tuvo un buen inicio de rally raid al acabar vigésimo primero.

Y es que, desde el principio, la jornada fue atípica, con varios imprevistos, lo que hizo que la jornada fuera más lenta de lo normal. A primera hora, los dos primeros en salir a la pista, el piloto sudafricano Brian Baragwanath y el checo Martin Prokop, llegaron tarde a la línea de salida, por lo que fue el francés Lionel Baud quien lo hizo.

Sin embargo, tras comenzar el tramo, dio marcha atrás a escasos doscientos metros y avisó a la organización de que un espectador necesitaba ser atendido. Aunque fuentes del Dakar no señalaron si fue un atropello, desde la organización se explicó que la persona estaba «herida» y que fue trasladada al hospital más cercano.

Así, la salida, prevista inicialmente a las 10:15 horas para el primero de los pilotos, se retrasó hasta las 11:15 horas. Fueron pasando los minutos y el primero de los grandes favoritos en salir fue el francés Stéphane Peterhansel, que acabó en una pobre vigésimo segunda plaza y a más de 32 minutos del nuevo líder belga.

El que lo hizo algo mejor fue Ekström, que quería repetir la victoria del prólogo y ya en el primer tramo lideró la carrera, aunque Sainz se colocó octavo en uno de sus tramos más lentos.

Moraes también se asomó a las primeras posiciones, lo mismo que Al-Attiyah, quien sin embargo cedió desde el cuarto hasta el décimo séptimo puesto entre el primer ‘waypoint’ hasta el segundo, lo que empezó a cavar las posibilidades del catarí de sumar una victoria y, de hecho, poco a poco se fue distanciando más y más de las primeras plazas.

En ese segundo ‘waypoint’, Sainz ya se puso segundo, una posición que iba alternando con la tercera y la primera plaza, a la que llegó a estar a mitad de carrera. Sin embargo, el buen hacer de los Toyota, con De Mevius a la cabeza, impidió que el madrileño pudiera apoderarse de la primera plaza y un error buscando el antepenúltimo ‘waypoint’ imposibilitó la victoria.

No obstante, la de Sainz fue una excelente carrera y si ayer no hizo «un buen cálculo» en el prólogo, sí realizó una buena estrategia en este sábado, y más en comparación con los otros grandes favoritos, que perdieron tiempo por el camino en una larga etapa que el piloto belga cubrió en cuatro horas, 35 minutos y 49 segundos, apenas 104 segundos menos que el de Audi.

Ahora es el turno de otros grandes favoritos, como Al-Attiyah, Peterhansel -que acabó a más de 30 minutos de Sainz- o Loeb, tengan que arriesgar en las próximas etapas, de camino al Empty Quarter, el mayor desierto de la península Arábiga, mientras que el español puede jugar un poco con el tiempo ganado y aprovechar cualquier oportunidad que se le abra por delante.

La primera etapa de este Dakar 2024 cubrió un recorrido de 541 kilómetros, 414 de ellos cronometrados, entre las ciudades de Al Ula y Al Henakiyah, ambas de Arabia Saudí, y cuyo final estuvo muy cerca de Medina, una ciudad que sin embargo tiene restringida la entrada a todas las personas no musulmanas.

Ross Branch se luce en la primera etapa del Rally Dakar, marcada por la retirada de Schareina

El piloto botsuano Ross Branch se lució este sábado en la primera etapa del Dakar, entre Al Ula y Al Henakiyah, al vencer por una diferencia provisional de diez minutos sobre el estadounidense Ricky Brabec, que terminó segundo, aunque esta primera jornada de rally quedó marcada por la retirada del español Tosha Schareina.

El valenciano, ganador este viernes del prólogo y que iba segundo en el último ‘waypoint’ antes de su retirada, se cayó a la altura del kilómetro 240 de la especial y, aunque se subió por su propio pie al helicóptero que le evacuó, se rompió la muñeca izquierda en una caída que vio el de Botswana, que decidió parar para asistir al español.

De hecho, Branch, del equipo Hero, estuvo unos 25 minutos y 30 segundos con Schareina, de Honda, mientras estaba en el suelo, un tiempo que el Dakar restó al final de la etapa, lo que certificó su triunfo.

Además de la retirada de Schareina, el portugués Joaquim Rodrigues y el sudafricano Michael Docherty también tuvieron que abandonar la carrera en la primera etapa tras sendas caídas, mientras que el castellano-leonés Lorenzo Santolino terminó séptimo, primero de los españoles, por delante provisionalmente del castellonense Barreda.

El piloto español, que también paró a ayudar a Rodrigues, no presionó al botón que hay que dar en la moto cuando se para a asistir a un compañero, explicaron fuentes de la organización por lo que habrá que esperar unas horas a la telemetría para que el Dakar devuelva algunos minutos al castellonense, que ahora mismo es décimo séptimo.

Docherty había terminado primero el primer tramo de la jornada, con diecisiete segundos de ventaja sobre Branch. Sin embargo, poco a poco se fue desinflando y ya en el siguiente paso cronometrado el botsuano se puso en cabeza, con 53 segundos de ventaja sobre el segundo.

El chileno de Honda Pablo Quintanilla estaba en ese pequeño grupo de ‘elegidos’, pero, como Docherty, no aguantó el tirón del botsuano y terminó décimo, aunque al menos pudo terminar la carrera y superar, incluso, a dos grandes aspirantes al Touareg, como son el argentino Luciano Benavides y el británico Sam Sunderland, que tampoco fueron capaces de alcanzar las diez primeras plazas.

Mejor le fue al argentino Kevin Benavides, vigente campeón del rally, que terminó octavo, a pesar de que hace apenas un mes estuviera siendo operado de una fractura de peroné, lo que puso en duda su defensa del título.

También sorprendió el chileno Nacho Cornejo con una quinta plaza, sabiendo aguantar las embestidas de Branch y Brabec.

Sin embargo, las buenas noticias se acabaron para Schareina, que tras ganar el prólogo, estar en la disputa por la victoria de etapa y verse «fuerte para luchar por todo», se tuvo que retirar tras caer a la altura del kilómetro 240 de la especial.

En declaraciones a ASO tras la caída Schareina explicó que estaba haciendo “una muy buena etapa”, ya que, de hecho, iba segundo en el último ‘waypoint’ que había cruzado, pero a la altura del kilómetro 240 cogió “algo con la rueda trasera con tan mala suerte que” se golpeó “con la muñeca izquierda”.

Esta primera exigente etapa, que se cobró sus primeras víctimas, cubría una etapa de 514 kilómetros, 414 de ellos cronometrados, entre la ciudad de Al Ula, donde se inició este viernes el rally en un prólogo de 27 kilómetros, y Al Henakiyah, al sur de Al Ula y a apenas una hora en coche de Medina, ciudad sagrada para los musulmanes.

También podría interesarte
Deja una respuesta