Yazeed Al Rajhii arrebata el liderato a Carlos Sainz por 29 segundos y Moraes se lleva la tercera etapa del Rally Dakar

El saudí Yazeed Al Rajhi arrebató este lunes al español Carlos Sainz el liderato de la clasificación general de coches del Dakar 2024 por 29 segundos, en una tercera etapa en la que el brasileño Lucas Moraes se llevó la victoria por apenas nueve segundos ante el sueco Mattias Ekström.

Con un tiempo 4 horas, 14 minutos y 51 segundos, Moraes superó a Ekström y a Al Rajhi, que fue tercero a 1 minuto y nueve segundos, un tiempo que le permitió sacar dos minutos y veinte segundos a Sainz, que llegaba a la etapa con 1’41» sobre el saudí pero al que una mala navegación inicial y un pinchazo provocado por un agujero que casi le hizo volcar le pasaron fractura.

En una etapa denominada como ‘semimaratón’, pues los vehículos de los pilotos sólo pudieron ser reparados durante dos horas después de terminar, Sainz acabó sexto, dos posiciones por detrás de Nasser Al-Attiyah, gran favorito para revalidar el Touareg.

No obstante, el vigente campeón del Dakar no sólo terminó la etapa cuarto y continúa su escalada en la tabla general -en la que ya es quinto, a 10 minutos y 49 segundos, tras una mala primera etapa- sino que lo hizo llevando el coche a sus mecánicos con tres ruedas, mientras que en la cuarta, la trasera izquierda, la llanta lucía al descubierto.

Y es que, según comentó al término de la etapa, tuvo dos pinchazos en los neumáticos en el primer tramo de carrera, pero decidió apretar en los últimos cien kilómetros, aunque en los treinta finales tuvo un tercer pinchazo y optó «por continuar» porque no tenían rueda de repuesto. «El coche llegó con bastantes daños pero está bien, ahora lo arreglarán los mecánicos. No tengo ningún problema», explicó.

TOYOTA CUESTIONA EL LIDERAZGO DE AUDIO CON AI RAJHI Y MORAES

La victoria de Moraes y el liderato de Al Rajhi demuestran que los Toyota pueden igualar e incluso superar la velocidad de los Audi. Y es que tres de los cinco primeros clasificados de esta etapa son coches de la marca Toyota, pues a Moraes y Al Rajhi se le suma el coche del francés Dumas, que terminó quinto, superando a Sainz, y quedando a apenas 2’01» de Moraes.

Había dudas sobre si la irrupción del año pasado del brasileño se podría sostener en el tiempo. El año pasado terminó tercero en la general, pero los más críticos explicaban que lo consiguió porque los grandes favoritos, como Sainz o Loeb, se cayeron de las primeras posiciones a las primeras de cambio, mientras que a él le salió todo rodado y no tuvo ningún fallo mecánico.

Sin embargo, Moraes, que ya es cuarto en la general, exhibió este lunes su poderío en una etapa complicada y que requería de mucha destreza, ya que era, sin duda, una de las más variadas del Dakar: contaba con un primer tramo de dunas que daba paso a un terreno con muchas piedras antes de acabar con tierra.

Otra lección de consistencia mostró el saudí Al Rajhi, tercero en la edición de 2022 y que el año pasado ganó una etapa a pesar de tener que abandonar posteriormente. Quinto este domingo, el piloto y empresario saudí mantuvo su regularidad y a pesar de un pinchazo en la primera mitad de la etapa supo recomponerse para acabar tercero y, así, acabar quitándole el liderato al madrileño.

Sainz explicó al acabar la etapa que perdió la jornada al principio, puesto que, de primeras, tuvo cinco malos minutos de navegación y, después, mientras estaba detrás de Ekström, topó con un agujero que no esperaba, lo que le provocó un pinchazo y no volcó el vehículo por poco.

No obstante, a pesar de dejar el liderato, el español no perdió mucho tiempo con Al Rajhi y, en la general, tiene prácticamente ocho minutos con el tercero, su compañero Mattias Ekström, mientras que también cuenta con algo más de diez minutos sobre Al-Attiyah, defensor del título y gran favorito a la victoria.

También marcó diferencias con Sébastien Loeb, que terminó la etapa a 23 minutos de Moraes y que pierde así muchas de sus aspiraciones para conseguir el Touareg, el único gran campeonato que se le escapa al francés, nueve veces campeón del campeonato mundial de rallies y que terminó segundo la pasada edición.

Esta tercera etapa, la primera sin claro dominio de Audi, recorrió 733 kilómetros, 438 de ellos cronometrados, entre las localidades saudíes de Ad Duwadimi y Al Samiya, en una de las jornadas más largas del Dakar y variadas del rally.

Quintanilla gana la tercera etapa del Rally Dakar y aprieta una general a la que se apunta Barreda

El piloto chileno Pablo Quintanilla lideró una inacabable etapa de hasta 733 kilómetros que alternaba dunas, tierras y piedras, y en la que el sudamericano se exprimió para despuntar sobre el resto y superar al español Joan Barreda, que terminó segundo y que parece apuntarse a la general de las motos, en la que sigue liderando el botsuano Ross Branch.

En una etapa que quedó desde el inicio marcada por la retirada del británico Sam Sunderland, dos veces ganador del Dakar, por un problema mecánico, Quintanilla marcó un tiempo de 4 horas, 37 minutos y 42 segundos, un minuto y 38 segundos menos que el castellonense Barreda, que peleó hasta el final durante la jornada de este lunes.

Quintanilla y Barreda dieron la vuelta al primer tramo de carrera, en el que el jovencísimo Mason Klein lideraba con más de un minuto sobre el segundo hasta que se detuvo por un problema mecánico de su Kove. Consiguió repararla y volvió a la etapa, aunque se volvió a detener en el kilómetro 303, diciendo adiós a cualquier opción.

También tuvo que abandonar la carrera el alemán Sebastian Bühler, que sufrió una caída en el kilómetro 360 de la especial y tuvo que ser evacuado en helicóptero al hospital con dolores lumbares, aunque afortunadamente se subió consciente y móvil.

El chileno Quintanilla se aprovechó de todos esos problemas de sus rivales para ponerse en primera plaza desde el km 96, una posición que apenas dejó hasta el final. No obstante, en el penúltimo tramo el el argentino Kevin Benavides, defensor del título, llegó a liderar la jornada en el penúltimo tramo del día pero marcó un mal último sector, lo que le hizo terminar tercero.

NUEVO PODIO HISPANO Y CINCO EN EL ‘TOP TEN’

Los tres, Quintanilla, Barreda y Benavides, firmaron un nuevo podio con firma hispana, como ya ocurrió este pasado domingo, cuando fueron los chilenos Quintanilla y Nacho Cornejo y el argentino Luciano Benavides, hermano menor de Kevin, quienes acabaron en el podio, todos ellos.

De hecho, los cinco hispanos se mantienen en el ‘top ten’ y siguen en la pelea por la general. Sin embargo, Branch, que finalizó quinto, continúa primero en esa clasificación, con 4 minutos y 11 segundos sobre el chileno Nacho Cornejo y con 5 minutos y 8 segundos sobre el estadounidense Ricky Brabec, tercero.

Así, Quintanilla es cuarto en la tabla, el primero de los hispanos que persigue a Branch, a algo más de once minutos. Tras él se sitúa Kevin, sexto a más de 21 minutos, y Barreda, con algo más de 25 minutos de diferencia. Por último, noveno yace el menor de los Benavides, a exactamente 28 minutos del estadounidense, que consiguió una minutada en la primera etapa que le ha permitido mantener la ventaja en la general.

Hasta diez pilotos se encuentran a treinta minutos del líder en la categoría de motos, la más irregular posiblemente de toda la carrera, pues ha tenido cuatro ganadores distintos.

Esta tercera etapa, que tenía carácter de ‘semimaratón’, recorrió 733 kilómetros, 438 de ellos cronometrados, entre las localidades saudíes de Ad Duwadimi y Al Samiya, en una de las jornadas más largas del Dakar y más variadas del rally, pues un primer tramo de dunas dio paso a un terreno de piedras y otro de tierra.

Esta jornada, además, aguardaba una dureza añadida en la meta: los mecánicos sólo tuvieron dos horas tras la llegada de los pilotos para reparar los vehículos, que se quedaron en parque cerrado de cara a la etapa de este martes.

 

También podría interesarte
Deja una respuesta