Eduard Pons debuta con nota en la categoría Challenger tras un conato de incendio en su Taurus T3

El piloto de Lleida y su copiloto Jaume Betriu terminan terceros en la prólogo de la Baja Saudí en la categoría Challenger (T3) y décimos absolutos.

El equipo Pons Rallysport consigue tomar la salida en la primera cita de la Copa del Mundo FIA de Bajas después de que un problema técnico en su side-by-side durante el shakedown haya estado a punto de impedir su participación.

“Una biela perforó el bloque, se rompió el turbo y empezó a salir bastante aceite, lo que provocó un incendio en el coche, pero afortunadamente lo pudimos apagar. No se quemó totalmente de puro milagro y los mecánicos estuvieron trabajando duro toda la noche para montarlo de cero con un nuevo motor”.

“Pese a haber perdido unos 15 segundos, hemos conseguido una buena posición, por lo que hemos visto que el coche tiene potencial. Ahora tenemos que mitigar unos pequeños fallos técnicos”.

Eduard Pons y Jaume Betriu han finalizado terceros de la categoría Challenger –antigua T3– en la etapa prólogo de la Baja Saudí (Arabia Saudí), la primera competición que afrontan después de finalizar su primer Dakar juntos el pasado mes de enero. Un resultado muy positivo que 24 horas antes se antojaba imposible de lograr, debido a una avería en el motor del Taurus T3 Max que provocó un incendio en el vehículo que afortunadamente pudieron sofocar. Después de trabajar toda la noche, los mecánicos del equipo pudieron rehacerlo por completo para que la dupla catalana pudiera tomar la salida.

La Baja Saudí es la primera prueba puntuable para la Copa FIA de Bajas, y terminará el sábado 10 de febrero. Esta nueva aventura marca el comienzo del nuevo reto deportivo del equipo Pons Rallysport, la preparación durante la temporada 2024 para llegar bien preparados para el Rally Dakar 2025. Después de concluir la pasada edición con muchos problemas a los mandos de un Can-Am Maverick X3 de la categoría SSV –antigua T4–, el piloto ilerdense ha decido cambiar de montura: “Tengo claro que quiero volver al Dakar, y las alternativas son hacerlo con un Taurus en la categoría Challenger (T3) o con un T1+ en la Ultimate”.

Así pues, Pons y Betriu han salido a la Baja Saudí, que se disputa en Ha’il, con un prototipo ligero Taurus T3 Max, para iniciar sus pruebas de cara a su próxima aventura dakariana. Sin embargo, las cosas no empezaron de forma nada fácil para ellos, ya que protagonizaron toda una odisea en el shakedown, de manera que han tenido que disputar la prólogo sin ningún rodaje previo.

El detonante fue la rotura del motor en el kilómetro 15 del tramo de pruebas por un defecto de fábrica que ocasionó que se prendiera fuego. “Una biela perforó el bloque, se rompió el turbo y empezó a salir bastante aceite, lo que provocó un incendio en el coche, pero afortunadamente lo pudimos apagar. No se quemó totalmente de puro milagro y los mecánicos estuvieron trabajando duro toda la noche para montarlo de cero con un nuevo motor”, relata Eduard Pons.

El esfuerzo de todo el equipo Pons Rallysport y la fuerza de voluntad del propio Pons y de Betriu ha permitido que tomaran la salida de la etapa prólogo, con 6 kilómetros cronometrados. A pesar de ese importante hándicap y de no haber podido probar el coche antes del comienzo de la prueba, los ilerdenses han demostrado un gran ritmo y han firmado un resultado para enmarcar: el tercer puesto de la categoría Challenger y el 10º absoluto, pese a haber sufrido distintos problemas en el transcurso del tramo. Por si fuera poco, han finalizado primeros entre los pilotos que siguen la Copa del Mundo.

“Desafortunadamente, no haber podido probar el vehículo nos ha ocasionado algunos contratiempos. Se nos ha calado, el cambio se nos ha puesto varias veces en punto muerto y hemos tenido un problema en algún cruce. Esto ha añadido un plus de presión a nuestra situación, ya que hemos tenido que ir entendiendo el coche sobre la marcha”, comenta el piloto. “Sin embargo, hemos logrado ser terceros de categoría y décimos absolutos, además de primeros del Mundial, algo que ha sido una absoluta sorpresa para nosotros”.

Pons se muestra optimista con sus posibilidades en esta prueba. “Pese a haber perdido unos 15 segundos, hemos conseguido una buena posición, por lo que hemos visto que el coche tiene potencial. Ahora tenemos que mitigar estos pequeños fallos técnicos, que imagino que se deben a las prisas con las que tuvo que trabajar el equipo ayer para reemplazar el motor. Tenemos ganas de la etapa de mañana, que será larga tipo Dakar, con más de 300 kilómetros de especial. A ver si podemos coger el ritmo tras unos 20-25 kilómetros y podemos empezar a rodar más rápido”.

Tras esta etapa prólogo, que para Pons y Betriu ha sido la primera toma de contacto con el nuevo vehículo, este viernes saldrán a por todas para intentar mantenerse entre los mejores de la categoría, en una jornada que tendrá un total de 481 kilómetros, con 302 contra el crono. Los ilerdenses serán los encargados de abrir pista este viernes, algo a lo que se enfrentarán por primera vez.

También podría interesarte
Deja una respuesta