Verstappen manda en los libres en Japón

El triple campeón del mundo, el neerlandés Max Verstappen (Red Bull), líder del Mundial de Fórmula Uno, marcó el mejor tiempo, por delante de su compañero, el mexicano Sergio Pérez y del español Carlos Sainz (Ferrari) -ganador hace dos semanas en Australia-, en la jornada de entrenamientos libres para el Gran Premio de Japón, el cuarto del año. En el circuito de Suzuka. Donde la lluvia chafó el segundo ensayo, en el que apenas se rodó y que, por tanto, resultó completamente inservible.

Verstappen, de 26 años y que el pasado curso capturó su tercer título seguido, cubrió los 5.807 metros de la mítica pista nipona en un minuto, treinta segundos y 56 milésimas, 181 menos que ‘Checo’ (tercero en el Mundial, a cinco puntos de los 51 con los que comanda su colega) y con 213 de ventaja sobre Sainz -al igual que los anteriores, con el neumático blando-; que, apenas dos semanas después de haberse operado de una apendicitis, logró un triunfo épico hace dos domingos en Melbourne y que marcó el tercer tiempo en la sesión matinal. La única que aportó información y que su compatriota, el doble campeón mundial asturiano Fernando Alonso (Aston Martin), acabó séptimo.

Por la tarde, con la pista mojada, condiciones cambiantes y la idea de que la carrera se disputará en seco, apenas se rodó. Y, con un tiempo superior en más de cuatro segundos y medio al logrado por ‘Mad Max’ en la primera, el australiano Oscar Piastri (McLaren) encabezó una tabla de tiempos puramente testimonial. Por delante del séptuple campeón mundial inglés Lewis Hamilton (Mercedes) y del monegasco Charles Leclerc (Ferrari), que viene de secundar a Sainz hace dos semanas en el Albert Park, para mayor alegría de la ‘Scuderia’.

Sólo trece coches salieron a pista en la segunda sesión -no lo hicieron ni los Red Bull, ni los Aston Martin-, de los que apenas nueve marcaron tiempo, convirtiendo en absolutamente nada determinante un entrenamiento que acabó con trece grados centígrados ambientales y 16 en el asfalto.

Red Bull había copado las dos primeras plazas tanto en Baréin como en Arabia Saudí, pero había sido Ferrari, ahora a cuatro puntos en el Mundial de constructores (97 frente a 93), la que había firmado el ‘doblete’ en Australia. Por eso, la muy dominante escudería austriaca parecía tener urgencias en demostrar que el ‘status quo’ sigue vigente: más aún en el circuito propiedad de su motorista, Honda.

Verstappen -ganador en Sakhir y en Yeda- lideró el primer entrenamiento por delante de ‘Checo’ y de Sainz. Con Fernando, séptimo, a 54 centésimas de ‘Mad Max’, situándose detrás, por ese orden, en la tabla de tiempos, de los Mercedes de los ingleses George Russell y Hamilton, y de Leclerc, que tras su segundo puesto en Melbourne ocupa ese puesto en el Mundial -a cuatro puntos del líder- y que marcó el sexto crono en la sesión matinal, a medio segundo del triple campeón mundial neerlandés.

La primera sesión estuvo interrumpida durante unos diez minutos, con bandera roja, mediada la misma, por el accidente, en la séptima de las 18 curvas, de Suzuka de Logan Sargeant, que en condiciones normales tampoco hubiese salido en la segunda y que ya se había perdido el Gran Premio de Australia, aunque no por su culpa. En esa ocasión, fue a causa de su compañero, el tailandés Alex Albon, que se había estrellado en los libres del viernes y al que el estadounidense -a instancias de su equipo- le cedió su Williams para el resto del fin de semana, ya que la escudería de Grove no disponía de un tercer chasis en Melbourne.

Como Williams tampoco tiene un tercer chasis en Suzuka -esperan poder tenerlo en la siguiente prueba, en Shanghái (China)-, el norteamericano está a merced de la destreza de sus mecánicos si quiere salir a pista este sábado. Cuando se completen los entrenamientos libres, horas antes de la calificación; que ordenará la formación de salida de la carrera dominical -prevista a 53 vueltas, para completar 307,7 kilómetros-.

En la primera sesión rodaron, ante sus apasionados aficionados, dos japoneses. El habitual, Yuki Tsunoda, que marcó el noveno tiempo; y Ayumu Iwasa, que se subió al otro RB -el del australiano Daniel Ricciardo- y se inscribió decimosexto, a poco más de dos segundos de Verstappen.

Apenas se rodó en la segunda sesión, ya que antes de la misma había llovido sobre el mítico circuito nipón, en el que habitualmente se corría en octubre -alguna vez noviembre y otras en septiembre- pero, por primera vez, se rueda a principios de abril, desde que debutase en el calendario de la F1, en 1976. Con la histórica carrera -en Fuji- que decantó el título, por un solo punto, bajo un diluvio y en la última prueba del año, a favor del inglés James Hunt y en detrimento del austriaco Niki Lauda -apenas unas semanas después del escalofriante accidente que a punto estuvo de costarle la vida al triple campeón mundial vienés en el Nürburgring alemán-. Una pugna deportiva que plasmó de forma fehaciente la película ‘Rush’.

Y la primera de las escasas conclusiones sacadas este viernes fue que, efectivamente, en primavera también puede llover en Suzuka.

Con el asfalto mojado aún, el primero en salir a pista en el segundo libre fue Sir Lewis -cuyas cinco victorias en Japón sólo supera (en una) el alemán Michael Schumacher, el otro séptuple campeón-, con el neumático medio instalado en su Mercedes. Poco después, asimismo de forma testimonial y con idénticas gomas, lo haría Ricciardo.

Volvió a llover tímidamente y ante la duda de con qué compuesto hacerlo, no se comenzó a rodar -con los intermedios- hasta bien sobrepasada la primera media hora de los sesenta minutos previstos. Y los mejores tiempos de la sesión se marcaron en el último suspiro, con el blando, que instaló por primera vez Piastri a falta de cinco minutos.

De sus 37 ediciones, el Gran Premio de Japón se disputó cuatro veces en Fuji y las 33 restantes en Suzuka. Y sólo Hamilton -protagonista del primer ‘bombazo’ informativo, antes de que arrancase la temporada, al anunciar que el año próximo, a los 40, será piloto de Ferrari- y Alonso pueden presumir de haber ganado en ambas pistas.

Sainz, de 29, que aún no ha dado a conocer para qué equipo correrá en 2025, se exhibió, con victoria épica -su tercera en la F1-, hace dos semanas en ‘Down Under’, donde Alonso, que había firmado una muy buena carrera para avanzar cuatro puestos para acabar sexto, fue sancionado con 20 segundos que le hicieron perder dos plazas en la clasificación final.

Los comisarios entendieron que Fernando había efectuado una maniobra irregular justo antes del accidente Russell -que rodaba por detrás de él y del que se defendía- al final de la carrera de Albert Park y le impusieron una sanción que no sólo le pareció injusta al genial piloto asturiano, 32 veces victorioso en la F1, ya que así lo vieron también, entre otros, el propio ‘Checo’ y el inglés Lando Norris (McLaren), tercero en Australia y que este viernes fue décimo por la mañana y sexto en la kafkiana sesión vespertina.

Tanto ‘Checo’, como Lando, se manifestaron, durante la rueda de prensa de la FIA (Federación Internacional del Automóvil) que tuvo lugar el jueves en Suzuka, en contra de la penalización del doble campeón mundial español.

Carlos, que se perdió la carrera de Yeda, a causa de la citada apendicitis, había sido tercero en Baréin. Y con sólo dos resultados, es cuarto en el Mundial, a once puntos de Verstappen. Alonso es octavo en la general, a 35.

Después del fiasco de la segunda sesión, todos buscarán más información este sábado en el tercer y último entrenamiento libre. Horas antes de la calificación, que en horario peninsular español se disputará a las ocho de la mañana (las 06:00 horas GMT). En un circuito ‘de piloto’ -entre cuyas 18 curvas destacan la Spoon, la 130R y las enlazadas del primer sector-, con un diseño único -en forma de ocho- y una recta de meta en pendiente. El favorito de gran parte de la parrilla.

También podría interesarte
Deja una respuesta