Probamos el CR-V de Honda Canarias

Gracias a Honda Canarias tuvimos la oportunidad de probar el nuevo CR-V,  SUV de sexta generación y todo un referente para la marca de Japón. Un todocamino que estrena una variante híbrida enchufable con etiqueta ECO y CERO.

Hablamos del SUV más grande de Honda, 10 cm más largo y ancho que su predecesor. La batalla aumenta casi 4 cm, por lo que mejora su ya de por sí generosa su habitabilidad. El espacio en las plazas traseras aumenta en 1,6 cm, ofreciendo una mayor distancia respecto a los respaldos delanteros. Destaca una buena inclinación de respaldo, que  aumenta hasta 10,5º. Se puede reclinar en dos niveles en cualquier versión.

En cuanto a su maletero, ahora ofrece 90 litros más, pasando a 587 litros o 579 litros en el caso de la opción de tracción total. El PHEV cubica 617 litros. La batería que alimenta el motor eléctrico está bajo los asientos traseros y no del maletero como ocurre con el CR-V e:HEV. Esta disposición, nos explica Honda, es a su vez por la colocación del depósito de combustible, que es 10,5 litros mayor en el híbrido no enchufable. También por dejar espacio a la transmisión en la variante de tracción integral que no encontramos en el PHEV.

El maletero del Honda CR-V dispone de un fondo plano que añade 9 litros en el e:HEV y 18 litros en el e:PHEV. Estos litros extra se incluyen en la capacidad total de ambos. En el PHEV, que es el más generoso, ofrece todo el fondo plano del maletero, pero con una holgura de poco más de 10 cm. Es decir, que cabe por ejemplo el cable de carga o elementos muy poco voluminosos y planos.

El extra de modularidad lo pone la banqueta trasera desplazable longitudinalmente: se desplaza 19 cm para dar más espacio al maletero o a las piernas, según se requiera como ocurre por ejemplo con el Citroën C3 Aircross. El Honda CR-V se postula como un coche cómodo y versátil, tanto para el día a día como para acometer largos viajes.

La gama de este SUV se limita a dos opciones: e:HEV y e:PHEV. Y en ambos casos, la configuración es la misma: combinan el ya conocido propulsor de 2.0 litros gasolina DOHC con 148 CV y 189 Nm con uno eléctrico de hasta 184 CV (135 kW). En conjunto, la potencia máxima en las dos versiones es de 184 CV. También la transmisión es idéntica, automática en ambos casos.

El PHEV también carga la batería con el motor gasolina. La diferencia fundamental entre una y otra variante es la batería: más generosa en el enchufable (17,7 kWh) que le permite hacer hasta 81 km en modo 100 % eléctrico. Pero aparte el CR-V PHEV ofrece tres modos adicionales que se suman a los dinámicos Normal, Sport y ECO: el EV (exclusivamente eléctrico), el híbrido automático (combina ambos propulsores), el Save (ahorra batería) y el modo Charge.

En cuanto al consumo, el e:HEV homologa 5,9 l/100 km en tracción delantera y 6,7 l/100 km en la integral . El PHEV 6,2 l/100 km con la batería descargada o bien menos de 1,0 l/100 km con el 100% de batería.

La variante que más hemos conducido es la híbrida 4×4, que firma las 1,8 toneladas de peso y se mueve bien incluso en trazados revirados, no acusando excesivamente inercias en curva. En modo Sport ajusta dirección, y gestión del motor, mejorando su hacer en este tipo de trazados. Su radio máximo de giro es de 5,5 m.

El selector del cambio activa la marcha atrás mientras que el drive, el neutro o el park se hace a golpe de diferentes botones. Todo es cuestión de acostumbrarse, pero un único selector siempre simplifica esta tarea. Los asientos son de regulación eléctrica, que se desplazan automáticamente cuando abrimos la puerta para ayudarnos a salir. Con función memoria, al sentarnos al volante, volverá a la posición que tengamos reglada en el menú.

La familia del nuevo Honda CR-V tiene tres y cada uno se corresponde a cada una de las versiones mecánicas. Y el que es el CR-V de acceso dista mucho de ser un coche comedido en equipamiento. A cambio, hablamos de un precio de partida elevado.

Encontramos sistemas como frenada automática de emergencia, asistente activo de salida de carril (que corrige la trayectoria suavemente y no siendo excesivamente intrusivo), alerta por tráfico cruzado delantero y trasero, detector de ángulo muerto, control de crucero adaptativo predictivo (se anticipa al trazado tomando la información del GPS) con asistente de atascos y asistente de cambio de carril, detector de fatiga, sistema de reconocimiento de señales de tráfico o asistente de luces de carretera (en los más completos son además adapativos).

Los faros LED (traseros, delanteros y diurnos), freno de estacionamiento eléctrico, carga inalámbrica para móviles (en el hueco caben hasta dos móviles, pero sólo la mitad es plataforma de carga), asientos delanteros y volante calefactados, retrovisores eléctricos y también calefactados con pliegue automático, sensores de aparcamiento traseros y delanteros, portón del maletero con apertura eléctrica y función manos libres o techo solar practicable.

En cuanto a la instrumentación digital es de 10,2 pulgadas y la multimedia de nueve pulgadas, con sistema Honda Connect. Éste incluye radio DAB, navegador integrado, servicios conectados incluyendo del tráfico (se conectará por ejemplo a alertas de DGT 3.0) y conexión sin cables para Apple CarPlay (para Android Auto sí exige cable).

Aunque en los acabados más completos, el Advance correspondiente al CR-V híbrido de tracción integral y el Advance Tech exclusivo del PHEV equipan la cámara 360º, sistema de audio premium BOSE con 12 altavoces y subwoofer (en el básico son ocho altavoces), head-up display proyectado en el parabrisas o sensores de estacionamiento laterales además de los traseros y delanteros.

EL NUEVO HONDA CR-V RECIBE 5 ESTRELLAS EN LAS PRUEBAS DE SEGURIDAD EURO NCAP

  • El nuevo CR-V incorpora las últimas y mejoradas tecnologías Honda SENSING y SENSING 360, que incluyen radares sonar y una cámara frontal de amplia visión para una seguridad completa
  • Los nuevos componentes estructurales integrados en el chasis y la carrocería del CR-V ayudan a mejorar la protección frente a colisiones frontales, traseras y laterales
  • El compromiso de Honda de lograr cero accidentes mortales en carretera con sus vehículos para 2050 garantiza que el CR-V siga siendo uno de los coches más seguros de su clase

Los nuevos modelos Honda CR-V e:HEV y e:PHEV equipados con el sistema Honda SENSING 360 han obtenido la máxima calificación de cinco estrellas en las últimas pruebas de seguridad Euro NCAP.

Reflejando el compromiso de Honda de lograr cero víctimas mortales en carretera en accidentes en los que estén implicados sus vehículos para 2050, la sexta generación del CR-V incorpora una serie de tecnologías mejoradas y actualizadas para alcanzar uno de los niveles más altos de seguridad de pasajeros y peatones de su clase.

El sistema Honda SENSING 360 incorpora una cámara frontal de 100°, un radar de ondas milimétrica y cuatro radares en las esquinas que proporcionan una visión completa de 360° alrededor del vehículo. El reconocimiento de objetos por imagen, a través de la cámara frontal actualizada del CR-V, y la detección de objetos por radar, permiten al vehículo identificar las líneas de la carretera, arcenes, motocicletas, ciclistas y otros vehículos.

Entre las funcionalidades que incorpora Honda SENSING 360 se incluye el sistema de Alerta de Tráfico Cruzado Frontal, que está diseñado para detectar la presencia de vehículos a la izquierda, a la derecha y delante del coche y emite alertas sonoras, visuales y táctiles para avisar al conductor si se aproxima a demasiada velocidad.

Si el conductor no responde, se activa el Sistema de Prevención y Mitigación de impactos, que automáticamente aplica una ligera presión de frenado para ayudar a reducir la probabilidad o la gravedad de un impacto frontal. Si el sistema detecta una colisión inminente, frena con fuerza.

Además de Honda SENSING 360, para cumplir los estrictos estándares de seguridad de Euro NCAP en materia de protección de ocupantes adultos en caso de colisión, la carrocería del CR-V incorpora una serie de refuerzos estructurales para mejorar la seguridad pasiva general del vehículo.

Esto incluye el bastidor lateral y el miembro superior del chasis, diseñados con múltiples trayectorias de carga para absorber eficazmente la energía de la colisión lejos de los ocupantes. Además, el pilar A se ha diseñado y reforzado para suprimir la deformación del habitáculo.

Estas mejoras estructurales se han incorporado al chasis del CR-V para ajustarlo a las nuevas pruebas de choque con barrera móvil deformable progresiva (Mobile Progressive Deformable Barrier, MPDB), con barrera móvil deformable europea avanzada (Advanced European Mobile Deformable Barrier) y pruebas de coche en poste a 32 km/h. Debido al mayor tamaño de la batería de la variante e:PHEV, se han añadido más travesaños al chasis para minimizar la deformación del suelo en colisiones laterales.

Además del chasis más resistente y reforzado, todas las versiones del nuevo CR-V incorporan de serie un total de 11 airbags, incluidos airbags de rodilla para ambos ocupantes de las plazas delanteras, para reducir las lesiones en impactos frontales y airbags laterales para proteger a los pasajeros de los asientos delanteros y traseros. Por primera vez se incorpora un airbag central delantero que evita la colisión entre el conductor y el acompañante en caso de impacto lateral.

Este nivel de protección se extiende a todos los ocupantes, no sólo a los adultos, ya que el Honda CR-V también ha logrado una buena puntuación en la categoría de Protección de Ocupantes Infantiles gracias a los puntos de fijación ISOFIX integrados que cumplen las últimas normas europeas i-Size.

La versión CR-V e:HEV Elegance, equipado con el sistema Honda SENSING (no confundir con Honda SENSING 360), ha obtenido una calificación de cuatro estrellas en las nuevas y más estrictas pruebas Euro NCAP.

También podría interesarte
Deja una respuesta