Alonso, tercero, único que le puede plantar cara a los Red Bull

El vigente campeón mundial de Fórmula 1 y actual líder de la clasificación general, el holandés Max Verstappen (Red Bull), fue el más rápido en la clasificación al Gran Premio de China, logrando así su primera ‘pole’ en el país asiático.

Por detrás del triple ganador del campeonato acabaron su compañero de equipo, el mexicano Sergio ‘Checo’ Pérez, y el español Fernando Alonso (Aston Martin), por lo que saldrán segundo y tercero este domingo, respectivamente.

Verstappen bate hoy dos récords: es el primer piloto en lograr la ‘pole’ en los cinco primeros grandes premios de la temporada desde el finlandés Mika Häkkinen en 1999 y rompe su propia mejor marca al elevar a seis veces seguidas la salida desde la primera posición, teniendo en cuenta la última jornada del año pasado (Abu Dabi).

El neerlandés, con 37, se afianza como quinto mejor clasificador de la historia y segundo mejor en activo, solo por detrás del rey de las ‘poles’, el británico Lewis Hamilton (Mercedes), a la postre gran sorpresa de la jornada.

Y es que el siete veces campeón mundial cayó eliminado en la primera ronda (Q1) tras advertir de que no veía rápido su vehículo y que no estaría en la lucha por los primeros puestos de cara a la carrera pese a que logró acabar segundo tanto en la clasificación al ‘sprint’ como en la carrera reducida, su «mejor resultado en mucho tiempo».

El británico fue uno de los beneficiados ayer por la aparición de la lluvia en la fase final del ‘sprint shootout’, pero la clasificación de hoy se disputó en condiciones completamente secas.

Sainz se estrella y ‘resucita’

Otro de los grandes protagonistas fue Carlos Sainz (Ferrari), que en la segunda ronda (Q2) se accidentó al resbalar con la gravilla en la última curva del trazado e irse contra la barrera; el madrileño logró arrancar su monoplaza y reponer su alerón delantero para regresar a pista.

Y vaya si lo hizo: en su primer y único intento, con el tiempo en su contra, logró acabar esa segunda fase como tercer mejor clasificado, aunque en la ronda final no pudo repetir la épica y saldrá mañana séptimo, un puesto por detrás de su compañero de equipo, el monegasco Charles Leclerc.

Sainz había avisado de que haría «un par de ajustes» de cara a la clasificación al no sentirse «cien por cien cómodo» con el estado de su monoplaza, que sufrió daños esta mañana durante la carrera al esprint.

Por su parte, ‘Checo’ Pérez fue claramente de menos a más: a punto de caer eliminado en la Q1 -«ha faltado poco», reconoció por radio-, acabó haciendo el segundo mejor tiempo en la fase final: «No fue una sesión tranquila, pero conseguimos un buen resultado».

Pérez ya había avanzado que Red Bull trabajaría en cuestiones relativas a la tracción y a las secciones de baja velocidad del trazado, donde Hamilton ya se había quejado a su equipo de problemas en el radio de giro en las curvas.

Junto a Alonso, en segunda fila, estará Lando Norris (McLaren); detrás, Oscar Piastri (McLaren) y Leclerc; en la cuarta, Sainz y Russell (Mercedes), con Hulkenberg (Haas) y Bottas (Kick Sauber), el último ‘poleman’ en Shanghái (2019), en la quinta.

Tras ellos, los eliminados en la Q2 -Stroll (Aston Martin), Ricciardo (RB), Ocon (Alpine), Albon (Williams) y Gasly (Alpine)- y en la Q1: Hamilton, Zhou (Kick Sauber), Magnussen (Haas), Tsunoda (RB) y Sargeant (Williams).

Un ‘sprint’ lleno de emoción

La cita de Shanghái -la primera en el país asiático tras cinco años de ausencia- es la quinta jornada del campeonato mundial tras Baréin, Arabia Saudí, Australia y Japón, y precede al Gran Premio de Miami, que se celebrará el próximo 5 de mayo.

Este fin de semana fue el primero con formato ‘sprint’ de la temporada, y vio cómo Verstappen remontaba esta mañana desde su cuarta posición inicial tras superar unos problemas de batería para hacerse con una clara victoria en la carrera reducida, adelantando a Hamilton y a ‘Checo’ Pérez.

En ella, Alonso acabó retirándose por un pinchazo en la rueda delantera derecha, con las imágenes mostrando además cómo su equipo trabajaba posteriormente en el suelo de su vehículo tras un ‘toque’ en su encarnizada lucha con Sainz, cuyo coche quedó dañado también.

Hubo cruce de declaraciones entre los dos únicos pilotos españoles del campeonato: Alonso dijo que el madrileño le dejó «sin sitio» en una trazada y que le pagó con la misma moneda, una maniobra que, en opinión de Sainz, fue demasiado «optimista» y le «costó la carrera» a ambos.

Finalmente, la FIA consideró que Alonso fue el culpable del lance y anunció una sanción de 10 segundos y de 3 puntos de la ‘superlicencia’ para el asturiano.

Sainz, envuelto en rumores sobre su futuro tras perder su asiento en Ferrari por el fichaje de Hamilton el año que viene y animado tras su victoria en Australia y los podios en Baréin y Japon, también tuvo pique con su compañero de equipo, Leclerc; el monegasco acabó acusándole de ir «demasiado agresivo» y de luchar más contra él que contra el resto de pilotos.

También podría interesarte
Deja una respuesta