Edgar Acosta: «Lo que uno soñaba desde que era un enano se cumplió»

Edgar Acosta y Valeria Arrocha debutaron con el Citroen Saxo VTS en el Rallysprint Cielo de La Palma, rodando de menos a más. Cuando más cómodos se encontraban tuvieron que tomar el camino del abandono.

 

Edgar Acosta Exposito
Lo que uno soñaba desde que era un enano se cumplió.

 

Después de mes y medio de mucha locura, la única idea en el rally de casa era conocer el coche, sus reacciones, los frenos, gomas y demás.

 

Salíamos al primer tramo de la noche a probar el coche, con bastantes nervios ya que no sabía cómo iba a ser el agarre del coche con las gomas, los frenos, el coche en general… Pero nada más salir los nervios se fueron yendo. Kilómetro a kilómetro fuimos yendo más cómodos, logrando bajar del primer tramo al segundo 8 segundos.

 

En el primero del sábado ya íbamos más cómodos y conociendo el coche poco a poco, volviendo a bajar otros 8 segundos con la sensación de haber bajado un poquito más ya que teníamos problemas al meter la segunda.

 

En el segundo del sábado y el cuarto del rally, en una curva de derechas, rompíamos un eje, donde paramos justo en la puerta de casa. Una pena no poder haber terminado esa pasada porque veníamos rápidos y con confianza.

 

Gracias a toda la gente que estaba en manos de oro, en casa, buscando de todo para poder arreglar el eje y poder llegar hasta la asistencia.

 

Finalmente encontramos una máquina de electrodos donde Gonzalito Gonzalo Cruz Rodriguez hizo una pedazo de soldadura para llegar hasta arriba. Al llegar buscamos todas las formas para poder terminar, pero no hubo manera.

 

Muchas gracias a la pedazo de asistencia: Zeben, Ale, Isra, Miguel, Borja, Aythami, Emilio.. por todo el inolvidable fin de semana.

 

Zeben Exposito Marrero esto no podría haber sido posible si no hubiese sido por ti, desde que trajimos el coche, el sacrificio y el trabajo que hiciste tú solo en un mes y medio, algo que poca gente haría por una persona, No pude terminar, pero tú lo hiciste por lo dos. Estoy orgulloso de ti, por todo lo que haces por mí día a día, lo que me enseñas, los cabreos que te coges conmigo, y no sigo porque no terminaría nunca jajaja.

 

Te estaré eternamente agradecido; ¡te quiero mucho cabrón!

 

Se cumplió lo que soñaba, poder algún día pasar por la puerta de casa en mi propio coche de rally, y se cumplió mucho antes de lo esperado.

 

Gracias todos los que intentaron ayudar, a todos los que estuvieron pendientes en todo momento. Ojalá poderos nombrar a cada uno.

 

Toca coger fuerzas y volver, ojalá sea más pronto que tarde! Gracias a todos.
También podría interesarte
Deja una respuesta