Adrien Tambay: racing en el ADN

-El piloto de CUPRA se pone a prueba al volante del Fórmula E del equipo ABT CUPRA en los rookie test del E-Prix de Berlín

Tras acabar la pasada temporada como campeón del FIA ETCR, Tambay se ha preparado a conciencia para este reto que le devuelve a sus inicios como piloto de monoplazas
Adrien Tambay luce de nuevo el número 27 en su casco y acaba la carrera en la décima posición: “Sería genial formar parte de esto”.

Con 32 años, Adrien lleva prácticamente toda su vida en los circuitos de carreras. Primero, acompañando a su padre, el piloto de Fórmula 1 Patrick Tambay, y luego recorriéndolos a toda velocidad, demostrando así que el racing está en su ADN. El piloto de CUPRA ha disputado, y también ganado, competiciones por todo el mundo en todo tipo de coches de carreras y ahora afronta un nuevo reto, ponerse al volante del monoplaza de Formula E del equipo ABT CUPRA en los rookie test del E-Prix de Berlín.

El legado del 27. No es la primera vez que lo vemos al volante de un monoplaza, pero nunca antes había pilotado un Formula E. “Después de años exitosos al volante de turismos es muy emocionante volver a sentarse en un monoplaza, continuando mi viaje con CUPRA. Estoy encantado de contar con la confianza del equipo ABT CUPRA”, comenta Tambay. Su padre llevaba el número 27 cuando competía en Fórmula 1, y él le rindió homenaje llevando el mismo número en su primera temporada con CUPRA, cuando se proclamó campeón del FIA ETCR. En los rookie test ha vuelto a llevarlo. “Llevo 12 años sin conducir un monoplaza, especialmente en un circuito urbano. Es muy emocionante”, añade el piloto.

A 300 km/h sin moverse del sitio. Controlar la potencia de un Fórmula E requiere de mucho entrenamiento y destreza, no solo física, también mental. Adrien se ha preparado a conciencia para estas pruebas, pero el primer paso no fue en las pistas, fue en un simulador. “Son muy importantes en nuestros entrenamientos. Es increíble cómo recrean las mismas situaciones en las que te encontrarías en una pista. Sientes la carretera. Aunque por supuesto nada es comparable con una carrera real”, afirma el piloto de CUPRA.

Una de las novedades de la Fórmula E esta temporada es su tercera generación de coches, más rápidos y eficientes, con el doble de capacidad regenerativa de la energía. Saber gestionarla es uno de los mayores desafíos. “Es muy importante controlar la frenada y la gestión de la energía, pero hay un gran equipo de ingenieros guiándote. Es diferente a cualquier otro coche de carreras que he conducido hasta ahora, pero el objetivo sigue siendo el mismo, ser el más rápido”, afirma Tambay.

Berlín E-Prix, Fórmula E en estado puro. Al pasear por los boxes del equipo ABT CUPRA en el E-Prix de Berlín, el piloto francés se siente como en casa. “Es fantástico volver a trabajar con personas que conozco desde hace tiempo y ver muchas caras conocidas”, comenta. Está en un ambiente que conoce desde niño, y con la misma curiosidad, comparte sus primeras sensaciones y preguntas con los pilotos del equipo de Fórmula E Nico Müller y Robin Frijns. “Durante las carreras del fin de semana previas a los rookie test he tratado de ser una esponja. Además, Nico y yo hemos sido compañeros de equipo durante mucho tiempo y compartimos bastante información, aunque la importante la guardo para mí”, bromea Adrien.

No es la primera vez que lo vemos al volante de un monoplaza, pero nunca antes había pilotado un Formula E

Preparado para sentir la emoción. Tambay ya está listo para subirse en el monoplaza. Antes de hacerlo se coloca de nuevo su casco con el número 27 y sale a la pista. Acaba en el décimo puesto, un buen comienzo. “Empecé mi carrera como piloto en monoplazas y era muy rápido así que ¿quién sabe? Este es el campeonato número uno de coches eléctricos, con grandes pilotos, una apuesta por el futuro, con gente con la que me siento como en casa. Sería genial formar parte de esto”, concluye.

También podría interesarte
Deja una respuesta