La Junta Electoral de la Federación Canaria de Automovilismo, incapacidad manifiesta y esperpento público

El sábado 26 de febrero se llevó a cabo la elección a la presidencia de la Federación Insular de Automovilismo de Las Palmas en la Sala de Prensa del Gran Canaria Arena de Las Palmas de Gran Canaria entre Miguel Ángel Toledo y Miguel Ángel Domínguez.

Tras el recuento de la votación Domínguez logró el apoyo de 30 asamblearios, el 50%, por los 15 logrados por Toledo y los 15 en blanco. El lunes 27 se cerraba el plazo de reclamaciones, el martes 28 se resolverían, si las hubiera, y el miércoles 1 de marzo sería la toma de posesión.

El candidato Miguel Ángel Toledo decidió reclamar a la Junta Electoral de la Federación Canaria de Automovilismo, presidida por Juan Hernández Santana, al entender que no se ajusta a derecho la presidencia lograda de manera legítima en las urnas por parte de su oponente.

Tras aceptarse la reclamación de Toledo, se suponía que el viernes 3/3/2023 se procedería a la resolución de las reclamaciones presentadas y proclamación definitiva para presentar reclamaciones por la proclamación provisional de presidente de la Federación Interinsular de Las Palmas y que el lunes 5/5/2023, dos meses después -todos asumimos que poner dos meses era un error, o no, con tal de dilatarlo hasta hartar al más santo como una estrategia de desgaste y desprestigio- cuando se proceda a la toma de posesión de presidente de la Federación Interinsular de Las Palmas.

Pasados dos meses y siete días después, a nadie se le cae la cara de vergüenza. Esto es totalmente inadmisible. Un esperpento. Aún no se ha nombrado al presidente de la FALP. Simplemente, porque no le da la gana…  Y la Dirección General de Deportes del Gobierno de Canarias, en belén con los pastores. Triste, pero es la lamentable realidad.

Hay que recordar sobre este tema unas palabras pronunciadas por Pepo Batista, presidente de la Federación Canaria de Automovilismo, que defendió la figura del secretario de la FCA, José Guerra, y del presidente de la Federación de Las Palmas de Automovilismo, Miguel Ángel Domínguez.

Explicó Batista que desde que él fue elegido presidente Juan Hernández, presidente de la Junta Electoral, “me pide unas cantidades a cobrar por ejercer su labor, que afirma que son anteriores y que se le deben. Le dije que por qué no se las había pagado el anterior presidente -Benito Rodríguez-… A partir de ahí me dijo que haría lo que él querría, y desde entonces han visto lo que ha venido ocurriendo, siendo víctimas de ello el secretario, José Guerra, y el presidente de Las Palmas, Miguel Ángel Domínguez”.

Añadió que “se ha venido actuando de una manera que presuntamente no es ecuánime. Este señor se cruza con el anterior presidente con un documento de la impugnación de mi candidatura a presidente de la FCA. No sé si por torpeza informática o qué, pero ese documento está en los ordenadores de la Federación”, denunció sobre el presidente de la Junta Electoral de la FCA…

También podría interesarte
Deja una respuesta