Un magistral Rovanperä, imperturbable en las traicioneras condiciones del CER

Kalle Rovanperä parecía ajeno a las duras condiciones del viernes en el Rallye de Europa Central y se hizo con un liderato de 36,4 segundos sobre Thierry Neuville.

La intensa lluvia y el peligroso barro recibieron a las tripulaciones del Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA cuando abordaron seis tramos en el primer día completo del rallye, que contó con seis tramos de asfalto en la República Checa.

Al abrir la carretera, el líder de la general, Rovanperä, aprovechó al máximo la superficie menos sucia que le ofrecía su posición de salida. Llegó a la zona de montaje de neumáticos a mitad de jornada con 29,2 segundos de ventaja sobre Evans, después de ganar los tres tramos de la mañana.

Y el rendimiento matinal del prodigio del Toyota GR Yaris tampoco fue casualidad. Su dominio continuó al repetir el bucle de la tarde cuando, en condiciones más consistentes para los pilotos, amplió aún más la diferencia.

Así las cosas, Rovanperä está más cerca de conseguir su segundo título consecutivo del WRC en este penúltimo rallye de la temporada, a menos que su compañero de equipo Elfyn Evans, que se encuentra a 47,2 segundos de él en la tercera posición de la general, pueda protagonizar una notable remontada.

«Hoy ha sido un día muy complicado», dijo Rovanperä. «Por suerte, la meteorología ha estado de nuestro lado por una vez con la posición de salida: ha estado bien ser el primer coche en la carretera. Podemos estar contentos con nuestro día».

Neuville lideró inicialmente tras los dos tramos de las superespeciales del jueves, pero cayó a la tercera posición el viernes por la mañana tras tener problemas con la puesta a punto de su coche. El belga sabía que su i20 N Rally1 hubiera ido mejor con muelles de suspensión más blandos pero, al no tener oportunidad de asistencia entre vueltas, los cambios no fueron posibles.

No obstante, mantuvo la presión sobre Evans y, tras adelantar al galés y hacerse con el segundo puesto en el último tramo, terminó con 10,8 segundos de ventaja.

Ott Tänak, piloto de M-Sport Ford Puma, también tuvo problemas con el pilotaje de su coche y terminó en una solitaria cuarta posición, a 43,2 segundos de Evans, pero con 56,4 segundos de ventaja sobre el quinto clasificado, el piloto de Toyota Takamoto Katsuta.

Las esperanzas de Sébastien Ogier de ganar su rallye «de casa» se desintegraron al principio de la jornada, cuando el francés afincado en Múnich sufrió daños en los neumáticos debido a la rotura de una rueda en la primera especial. Se recuperó y terminó sexto, a sólo 3,2 segundos de Teemu Suninen.

Aparte de Neuville, Suninen era el único piloto de Hyundai que quedaba en carrera después de que su compatriota Esapekka Lappi sufriera un fuerte accidente en el TC5. El finlandés, que disputa su primer rallye de asfalto con el coche, se situó séptimo en la general por delante del joven piloto del Puma Grégoire Munster.

También puso a prueba su paciencia Pierre-Louis Loubet, que cayó a más de cinco minutos en el TC8 cuando se salió de la carretera y sufrió daños en las ruedas.

El sábado comienza con dos tramos en Austria antes de un rápido salto a través de la frontera en el temido t Knaus Tabbert Bayerischer Wald en Alemania. Tras la asistencia en Passau, el bucle se repite una vez más.

También podría interesarte
Deja una respuesta