Loeb gana la etapa del martes, Al-Attiyah remonta, Al Rajhi sigue líder y Sainz al acecho

El francés Sébastien Loeb (Prodrive), que ansía conseguir su primer Dakar, venció este martes en la cuarta etapa del rally de los rallies, una etapa de 332 kilómetros cronometrados que sirvió para que el catarí Nasser Al-Attiyah (Prodrive) resurgiera, terminara tercero y entrara en la pugna del español Carlos Sainz (Audi) y el saudí Jazeed Al Rajhi (Overdrive Racing) por la general.

El piloto francés logró su primera victoria en esta edición con un tiempo de 2 horas 36 minutos y 2 segundos, lo que sirvió para voltear una carrera que parecía tener controlada Al-Attiyah, compañero de equipo, que había dominado todos y cada uno de los tramos, pero que se retrasó en el último sector que llegaba a meta y terminó tercero.

Por delante de él apareció el saudí Al Rajhi, que consolidó su primera plaza en la general al añadir 14 segundos de diferencia sobre Al-Attiyah, que ya es tercero a 11 minutos y 3 segundos, y sumar 3 minutos y 40 segundos de diferencia sobre Sainz, que no obstante mantiene la segunda posición a 4 min y 19 segundos del saudí.

La pelea por la general parece que se centrará en las próximas jornadas en esos tres pilotos, el saudí, el catarí y el español, que están en menos de doce minutos de diferencia en la general. No obstante, tanto el francés Sébastien Loeb (Prodrive), que sigue soñando con su primer Touareg, como el incombustible piloto francés Stéphane Peterhansel (Audi) y el joven brasileño Lucas Moraes (Gazoo Racing) siguen intentando acechar a los favoritos.

PRODRIVE SE UNE A LA FIESTA

Cuando parecía que la gran disputa de este Dakar en coches iba a ser entre Toyota y Audi, aparecieron Loeb y Al-Attiyah para recordar que los dos siguen siendo candidatos a todo, aunque el francés sigue estando lejos de la general y a pesar de que sea la primera temporada de Al-Attiyah con Prodrive.

Loeb se llevó una etapa que cocinó a fuego lento y se sigue acercando a los puestos de arriba. Ya es sexto en la general, a menos de 24 minutos del saudí, y sigue soñando con el Touareg que tantos años seguidos se le ha resistido.

Pese a sus malos primeros días, bordó la navegación de esta jornada y se mostró muy fuerte pese a salir en vigésimo tercera posición, teniendo que hacer frente al polvo de los pilotos de delante.

De hecho, la jornada parecía hecha para Al-Attiyah, que lideró la carrera de inicio a fin ante la atenta mirada de Al Rajhi. No obstante, el catarí está ahora a apenas once minutos del saudí, ya es tercero en la tabla general y sigue creciendo con el paso de los días.

También se mostró muy consistente el español Carlos Sainz, que acabó cuarto a 4 minutos y 58 segundos de Loeb y que terminó como el primer Audi, por delante de sus compañeros de equipo, el francés Stéphane Peterhansel -quinto- y el sueco Mattias Ekström, décimo.

Otra gran noticia para el automovilismo español fue la etapa de Laia Sanz, que terminó a apenas dieciséis minutos de Loeb en una etapa propicia para ella, con un pista muy rápida que favorecía a los más rápidos en velocidad punta. Esta etapa muestra el altísimo nivel de la catalana en este rally Dakar, en el que no se ha descolgado en ningún momento de su categoría, la T1.2.

Los corredores, que durmieron en la noche de este lunes en tiendas de campaña y que sólo pudieron arreglar sus coches durante dos horas junto a sus mecánicos, acaban así esta etapa ‘semimaratón’ de dos días antes de encarar una jornada de transición, la más corta del Dakar 2024, con 118 km de especial.

Sin embargo, será un espejismo, pues tanto el jueves como el viernes los grandes favoritos se disputarán gran parte de sus opciones en la general con la ’48 horas crono’, en la que todos ellos se adentrarán en el Empty Quarter, el desierto más inhóspito de Arabia Saudí.

Cornejo arrebata el liderato a Branch con su segunda victoria en el Rally Dakar

El chileno José Ignacio Cornejo (Honda) despojó este martes del liderato de la general al botsuano Ross Branch (Hero) por apenas 75 segundos, al llevarse la cuarta etapa del Dakar, en la que el castellonense Joan Barreda (Hero), la gran esperanza española en motos, terminó sexto a 7 minutos y 15 segundos del sudamericano.

Cornejo reinó de principio a fin esta corta etapa de 299 kilómetros de especial con un tiempo de 2 horas, 51 minutos y 11 segundos, superando por 2 min y 59 s al estadounidense Ricky Brabec (Honda), que se afianzó en la tercera plaza de la general.

Tercero terminó el argentino Kevin Benavides (KTM), a 3 minutos y 18 segundos de Cornejo. A pesar de no poder conseguir la etapa que sí logró este lunes, el mayor de los Benavides, defensor del título, parece seguir recuperándose de la fractura de peroné sufrida hace apenas un mes y ya es cuarto en la general, en la que su hermano Luciano (Husqvarna) es sexto.

No tuvo rival Cornejo. El primer ‘waypoint’ fue para Branch por apenas cinco segundos, pero desde ese momento el chileno mostró un ritmo constante y tuvo una marcha más que los demás favoritos a la general.

A la mitad de la etapa ya llevaba minuto y catorce segundos de ventaja sobre Bravec, que a la postre sería su máximo rival, pero el sudamericano no tuvo ningún error hasta el final y llegó a la meta no solo como ganador de la etapa, su segunda victoria en este Dakar 2024, sino como líder de la general, lo que empieza a otorgarle el cartel de favorito.

Al pasar la meta, Cornejo destacó en declaraciones a ASO que la etapa le había ido muy bien a pesar de haber «perdido algo de tiempo al inicio por unos pequeños errores de navegación». «Después decidí empujar fuerte y en el ‘refuelling’ me di cuenta de que estaba firmando una buena etapa», incidió Cornejo, contento con su «andar» y con la navegación.

Por contra, su compatriota Pablo Quintanilla tiró al traste la gran etapa de este lunes -en la que una penalización por exceso de velocidad le apeó de la victoria- y perdió un total de 18 minutos y 39 segundos respecto a Cornejo, lo que le complica la general, en la que ha bajado hasta la séptima posición a más de 31 minutos del líder.

Le pasó en esa misma tabla el menor de los Benavides, que con su séptima posición de etapa se coloca sexto, también a 31 minutos.

A BARREDA LE LASTRAN LAS PENALIZACIONES

Aunque con su sexta plaza se ha podido meter como décimo primer clasificado de la general, al castellonense Barreda le lastran las penalizaciones. El motorista español es ahora mismo décimo a 41 min y 34 s del nuevo líder, pero podría ser quinto a 21 minutos de Cornejo de no ser por las sanciones de ocho y doce minutos que tuvo este pasado domingo y este lunes por excederse de velocidad.

Sin embargo, el de Torreblanca (Castellón) parece haber encontrado el ritmo con el que se siente cómodo y, aunque no termina de arrancar un puesto en el podio -algo que sí que logró este lunes pero terminó décimo quinto por la penalización-, sigue mostrándose regular día a día, lo que le puede beneficiar de cara al futuro como ganador de alguna etapa.

Es la gran baza española, aunque ahora mismo es lejano poder pensar en que pueda conseguir una victoria en la general, una clasificación de la que se han ido retirando pilotos españoles, como el valenciano Tosha Schareina (Honda) o el salmantino Lorenzo Santolino (Sherco), que eran las principales apuestas para el motociclismo nacional.

La mirada se centra ahora en la etapa de transición que los motoristas correrán mañana. Será un día de apenas 118 kilómetros de especial, la jornada más corta de todo el rally, con el objetivo de unir esta segunda parte de la ‘semimaratón’, recorrida entre este lunes y este martes, y la ’48 horas crono’ que se celebrará a partir del jueves desde Shubaytah y que se adentrará en el Empty Quarter, el desierto más inhóspito de Arabia Saudí.

También podría interesarte
Deja una respuesta