Sébastien Loeb gana la novena etapa del Dakar 2024 y le recorta cuatro minutos a Carlos Sainz

El español Carlos Sainz (Audi) aguantó el pulso del francés Sébastien Loeb (Prodrive), que se impuso en la novena etapa del Dakar 2024 y recortó algo más de cuatro minutos sobre el madrileño, que sigue líder de la general con 20 minutos y 33 segundos sobre el galo.

Más precavido que el francés en su conducción, pero segundo en la etapa con un gran ritmo desde el inicio, Sainz continúa líder de la clasificación un día más, tras una jornada que dominó de principio a fin Loeb, que intentó enmendar el error de navegación que le costó unos diez minutos este pasado lunes, consciente de que sólo le quedan tres etapas para arrebatarle el liderado.

No obstante, el madrileño contó con el apoyo de sus compañeros de equipo, el sueco Mattias Ekström (Audi) y el francés Stéphane Peterhansel (Audi), para que le pudieran ayudar en caso de que hubiera algún fallo mecánico.

A pesar de empezar ambos por delante, los dos pilotos se esperaron a que pasara el madrileño para ‘escoltarle’ y que no tuviera ningún problema, como así terminó ocurriendo, pero parece que esta puede ser una estrategia que se repita en los próximos días, sobre todo en la penúltima etapa del Dakar, la del próximo jueves.

No pudo hacer lo mismo Loeb, que perdió la ayuda del catarí Nasser Al-Attiyah (Prodrive) en el primer kilómetro de tramo cronometrado, después de que el cinco veces ganador del Dakar volviera a tener problemas mecánicos y se retirase de la carrera por segundo día consecutivo.

Pese a todo, el francés siguió empujando a pesar de sufrir dos pinchazos durante la etapa y sólo bajó -aunque de manera mínima- el ritmo en el tramo final del recorrido, puesto que de haber vuelto a pinchar, no habría tenido ruedas de repuesto.

AUDI PROTEGE A SAINZ; LOEB, SIN RED

A falta de tres días para que acabe el Dakar, cualquier cosa puede pasar: pinchazos, un error de navegación, un fallo de motor… por eso mismo Audi parece querer proteger al líder de la general, que tuvo por detrás a Ekström y a Peterhansel durante un buen tramo de la etapa de este martes.

Fue una etapa «estresante», como Sainz comentó al finalizar la etapa a medios oficiales, puesto que la navegación era complicada, pero «era bueno saber que tenía a los coches por detrás», subrayó el madrileño, al que le quedan tres días para conocer si podrá alzar su cuarto Touareg, que aún queda lejos.

En gran medida, queda lejos por la insistencia de Loeb, que no cesó este martes en su intento por seguir acechando a Sainz y que se volvió a llevar la etapa, la cuarta del nueve veces campeón del mundo de rallies esta edición, pese a tener dos pinchazos en la primera mitad de la jornada.

Así, tuvo que tomar menos riesgos durante la segunda parte del día, dijo el francés, que añadió que de haber tenido un tercero no tenía ruedas de repuesto, por lo que podría haber tenido muchos problemas para acabar la etapa, como Al-Attiyah, que apenas empezada la especial, tuvo que abandonarla por esa rotura del motor. «¿Otra vez?», se preguntó Loeb al enterarse.

Al ritmo de victorias del galo, queda difícil pronosticar el vencedor del Dakar 2024 hasta la última etapa, sobre todo por su ritmo exuberante, ya que parece no importarle tener que abrir pista, pues incluso el pasado domingo logró el triunfo siendo el primero a salir sobre las dunas del desierto saudí.

Sin embargo, la de este miércoles puede ser una etapa determinante para el devenir de la general. Algunos de ellos se intentarán guardar algo de tiempo para no ser el primero o el segundo en salir el jueves, la penúltima etapa, llena de ‘minas’ en forma de piedras, lo que acarreará muchos pinchazos.

En cualquier caso, esa será la décima etapa, después de que esta novena recorriera un total de 639 kilómetros, 417 kilómetros de ellos cronometrados, entre las ciudades de Ha’il y Al Ula, desde donde los pilotos tomarán la salida de la próxima etapa, de 612 km, este próximo miércoles en la antepenúltima jornada del Dakar 2024.

Van Beveren triunfa pero sigue lejos de Ricky Brabec, que pega un zarpazo a la general del Rally Dakar

El francés Adrien van Beveren (Honda) se llevó su segundo triunfo del Dakar 2024 con una nueva victoria en la novena etapa del rally, en la que el estadounidense Ricky Brabec (Honda), que acabó segundo, pegó un zarpazo a la general y se puso con 7 minutos y 9 segundos sobre el botsuano Ross Branch (Hero).

Brabec acabó la etapa con seis minutos y 27 segundos sobre Branch, al que no le salieron bien las cosas durante la jornada, pues, aunque quedó sexto, perdió demasiado tiempo sobre el estadounidense, que frenó en el último tramo para no tener que salir primero este miércoles y perder tiempo abriendo pista.

Por su parte, el piloto galo, con un tiempo de 4 horas, 36 minutos y 36 segundos, acaba la jornada tercero en la general gracias a su victoria, con la que sacó más de diez minutos sobre el chileno Nacho Cornejo (Honda), hasta este martes tercero, y estiró la ventaja sobre el argentino Kevin Benavides (KTM) en la lucha por el podio.

Así, los sudamericanos comienzan a decir adiós a sus opciones de llevarse el Touareg a casa, mientras que también se les complica entrar en el podio, tras la irrupción de Van Beveren en la parte alta de la clasificación.

QUINTANILLA SE REHACE Y BRABEC MARCA AEL RITMO

No obstante, no para todos los latinoamericanos fue una mala etapa, pues el chileno Pablo Quintanilla (Honda), que no ha tenido su Dakar por problemas mecánicos, acabó la etapa tercero, a 4 minutos y 29 segundos del francés, pero sigue muy lejos del ‘top ten’ de la tabla por encadenar varias jornadas consecutivas con averías e incluso quedándose sin gasolina en medio del desierto.

El que no se quedó sin gasolina pese a dejar de dar gas en el último tramo fue el estadounidense Ricky Brabec, que empieza a postularse como claro favorito para conseguir la victoria de la general del Dakar.

El americano lideró desde el kilómetro 183 hasta el 396. Sin embargo, el americano decidió parar de dar gas cuando tenía la etapa prácticamente ganada. Así, esperó a que otros motoristas mejoraran su tiempo para no tener que abrir pista este miércoles, y que sean otros quienes encaren las complicaciones propias de la navegación.

Eso mismo le ocurrió este martes al mayor de los Benavides, quien no pudo repetir la victoria de etapa lograda este lunes y al que le penalizó el hecho de tener que abrir pista, pues perdió más de ocho minutos respecto a van Beveren por el hecho de tener que rodar sobre arena y estar más pendiente que el resto a la navegación.

Por su parte, el menor de los Benavides, el argentino Luciano (Husqvarna), terminó la etapa octavo a diez minutos y dieciséis segundos de Van Beveren, aunque esa posición le sirvió para escalar hasta la séptima plaza de la general, arrebatando el puesto al australiano Daniel Sanders (GasGas).

También podría interesarte
Deja una respuesta