Joan Font resiste en un infierno de piedras

-En la penúltima etapa del Dakar, el piloto de la Scuderia Ramilo Rodamoto ha sufrido dos pinchazos y una fuga de agua en el radiador del motor que le han obligado a aminorar la marcha.

-Tiene al alcance de su mano el objetivo que se había fijado en esta edición, llegar a la meta.

-«Empezamos a ver la luz al final del túnel después de un día que ha sido un auténtico calvario, el mismo que ya tuvimos en este lugar el año pasado».

Joan Font y su copiloto Borja Rodríguez ya están en Yanbu, donde mañana el Dakar cerrará su 46ª edición. A la pareja de la Scuderia Ramilo Rodamoto, como al resto de supervivientes de la carrera, tan solo le separan de la meta 326 kilómetros. El objetivo está tan cerca de cumplirse que ya lo están rozando con la yema de los dedos.

Para llegar hasta aquí, sin embargo, han tenido que superar una penúltima etapa muy dura, en la que las piedras y las rocas han sido, sin lugar a duda, las grandes protagonistas de la jornada. Los pilotos sabían bien que hoy iba a ser la jornada más difícil de esta segunda semana y los pronósticos no se han equivocado. «Ha sido un auténtico calvario, el mismo que ya tuvimos en este lugar el año pasado», ha alcanzado a decir Joan Font al acabar la especial, aliviado después de un día difícil. «Ahora ya empezamos a ver la luz al final del túnel», ha añadido.

Después de varios días sin contratiempos destacables, hoy el Can-Am Maverick X3 número #438 ha sufrido más de la cuenta. Primero, a la altura del kilómetro 80, ha tenido dos pinchazos consecutivos, y en el 290, el radiador del motor ha empezado a perder agua. En este punto han estado detenidos cerca de 30 minutos, hasta que han tomado la decisión de continuar con la idea de ir rellenando el agua del radiador cada 50 kilómetros.

«La de hoy ha sido una aventura de cuidado. Los pinchazos entraban dentro de las previsiones, pero la fuga de agua del radiador ya era algo más serio. Hemos tenido que ir con mucha precaución, pensando en mañana y en que nuestro compañero de equipo no se quedara sin neumáticos y, por suerte, hemos aguantado el tipo».

En la parte final, ya de noche, incluso se han saltado dos ‘waypoints’, lo que les ha conllevado una penalización de 14 horas. «Hemos tenido que hacerlo para cuidar el motor, entre que el radiador perdía, que todo estaba lleno de piedras y roto por los camiones… Creo que hemos tomado la decisión correcta. Hoy era imprescindible acabar la etapa, da igual cómo».

Y está en lo cierto, si mañana nada se tuerce, Joan Font estará en la meta del Dakar, algo que ya ha hecho en cinco ocasiones, una de ellas con su actual copiloto. Antes tendrá que completar la 12ª y última etapa del rally, un bucle con salida y llegada en Yanbu de 326 kilómetros, de los cuales 175 serán cronometrados.

También podría interesarte
Deja una respuesta