Lewis Hamilton gana el Gran Premio de Silverstone

El piloto británico Lewis Hamilton (Mercedes) venció este domingo en la carrera del Gran Premio de Silverstone, duodécima prueba del Mundial de F1, regresando a lo más alto del podio tras una sequía de 56 pruebas y más de dos años, por delante del neerlandés Max Verstappen (Red Bull) y el también piloto local Lando Norris (McLaren), mientras Carlos Sainz (Ferrari) logró un gran quinto puesto y Fernando Alonso (Aston Martin) finalizó octavo.

El británico, que este año se despide de Mercedes para poner rumbo a Ferrari en 2025, rompe en casa una racha de 56 Grandes premios sin ganar. En concreto, vuelve a ganar por primera vez desde el 5 de diciembre de 2021, cuando venció en el Gran Premio de Arabia Saudí. La F1 vuelve a ver a su siete veces campeón del mundo subirse a lo más alto del podio para celebrar su triunfo número 104 en su carrera.

Hamilton fue el más listo de la clase y demostró que en carreras con estas condiciones cambiantes es uno de los mejores de la historia, aprovechando cada oportunidad en la pista para liderar una carrera, también sabiendo sufrir. No pudo alcanzarle un Verstappen que en el último ‘stint’ fue como un tiro y pudo pasar a Norris para acabar segundo y completar una fantástica carrera.

Salida limpia en Silverstone, aunque Verstappen sí fue muy agresivo desde la primera curva, y no esperó ni al primer paso por meta para adelantar a Lando Norris, con quien tuvo sus más y sus menos en Austria hace una semana. También mejoró tras la salida Carlos Sainz, que pasó a ser sexto, dos puestos por delante de su compañero, Charles Leclerc, que ascendió tres puestos. Mientras, Alonso, al que tocó Albon, siguió cerrando el ‘top 10’.

Poco movimiento en esos primeros giros, siempre con la amenaza de lluvia presente. Y las primeras gotas empezaron a caer en la vuelta 15, coincidiendo con el adelantamiento de Norris a Verstappen en Stowe, esta vez sin la oposición del neerlandés, que no se defendió e incluso perdió espacio con el británico, que pasó a ser tercero.

Mientras la gente se ponía los chubasqueros en la grada, Verstappen se venía abajo con presumiblemente problemas en su monoplaza, con el objetivo de sobrevivir. Por delante, trío de británicos, con Russell y Hamilton primero y segundo, respectivamente, para hacer explotar a los aficionados en Silverstone. El gentío también celebró el adelantamiento del siete veces campeón del mundo, que siempre controló de manera excepcional el coche en lluvia, sobre su compañero.

Ese primer intento de precipitaciones se quedó en eso, pero el agua sí llegó pasado el ecuador de la carrera, aunque ya con Norris en la cabeza, aprovechando dos errores de los Mercedes por esas condiciones meteorológicas cambiantes. Fue en la vuelta 27 cuando decidieron todos cambiar a intermedios, gomas que montó toda la parrilla, y cuando Verstappen le lanzó un ‘undercut’ a Russell que salió bien para ponerse tercero.

La lluvia tampoco era demasiado fuerte, de lo que se intuía que tendrían que volver a pasar por boxes para montar gomas de seco. Después del ajetreo del primer tercio de carrera, llegó cierta tranquilidad, con Nico Hülkenberg sexto y Lance Stroll y Alonso, séptimo y octavo, respectivamente.

Todo ello, después de uno de los hechos más sorprendentes de la carrera, cuando Russell, sin problemas aparentes, tuvo que retirar el coche cuando marchaba cuarto. El ‘poleman’ y el ganador del último Gran Premio estaba fuera de combate por un obstáculo en la fiabilidad de su monoplaza.

Rondando el giro 40 del GP de Gran Bretaña, los equipos comenzaron a llamar a sus pupilos al ‘pit lane’ para colocar los neumáticos medios o blandos. Los rojos fueron los elegidos por Hamilton y Norris para las últimas 12 vueltas, una estrategia arriesgada por la alta degradación de ese tipo de goma. El siete veces campeón del mundo volaba en Silverstone, con Verstappen, también como un tiro con los neumáticos duros.

Norris era el que más sufría, se alejaba de Hamilton y veía como el neerlandés, en un Austria a la inversa, se acercaba a la zona de DRS a falta de cinco vueltas para el final. Ya con un sol radiante pegando a Silverstone, ‘Mad Max’ se lanzó a por el piloto ‘papaya’ y lo pasó fácil para ponerse segundo a la salida de Becketts, en el mismo sitio donde antes le pasó Norris al neerlandés.

Solo con tres vueltas restantes, el vigente campeón estaba a poco más de tres segundos de Hamilton en la reedición de unos de los duelos más vibrantes de la historia entre F1. Pero Hamilton, obligado a no cometer ni el más mínimo error, manejó perfectamente su colchón, tirando con todo y de experiencia para proteger ese deseado primer lugar.

Los pilotos españoles tuvieron una actuación más que notable, sobre todo Carlos Sainz, beneficiado también por esa retirada de Russell y que cruzó quinto la meta, un resultado mucho mejor que lo esperado, viendo que Leclerc solo pudo ser decimocuarto. Alonso también se trabajó su octava plaza para terminar en los puntos.

También podría interesarte
Deja una respuesta