Eduard Pons supera una etapa dakariana “infernal”

-El piloto del equipo Pons Rallysport y su copiloto Jaume Betriu firman una positiva 12ª posición en la categoría SSV al término de una cronometrada durísima.

-Dos pinchazos les obligan a bajar el ritmo al volante del Can-Am Maverick X3 para asegurarse de llegar hasta el final, en una etapa que ha supuesto una criba importante.

-“En la asistencia de South Racing muchos pilotos han definido esta etapa como la más dura que habían vivido en el Dakar. Estamos cansados, pero con la moral alta”.

El Dakar ha entrado en modo aventura este sábado. Para los pilotos de la categoría SSV, la primera etapa de competición, entre Al-Ula y Al Henakiyah, se ha revelado durísima. También para Eduard Pons y Jaume Betriu, que han sabido superar todas las dificultades para completar los 414 kilómetros cronometrados en la 12ª posición, la misma que ocupan en la clasificación general. El Can-Am Maverick X3 del equipo Pons Rallysport ha tenido dos pinchazos y ha cedido 1 hora y 25 minutos al líder.

No obstante, Pons está convencido de que este Dakar no se decidirá “por minutos, sino por horas”, habida cuenta de su dureza. “En la asistencia de South Racing, muchos pilotos han definido esta etapa como la más dura que habían vivido en el Dakar. Está claro que este año la organización ha decidido hacer un Dakar extraduro; ha sido una criba total”, valora el piloto de Lleida.

El equipo Pons Rallysport no se ha librado de su propia ración de problemas, pero Pons y Betriu los han sabido solventar para llegar a la meta bien clasificados, al término de una jornada en la que han encontrado mucha gente tirada dentro del tramo. “El nivel de dificultad ha sido descomunal y la etapa en conjunto, infernal”, afirma el veterano piloto, tras su estreno en una especial dakariana larga.

“Había piedras por todas partes, y en el kilómetro 52 hemos pinchado. Eso nos ha mermado un poco de performance para poder continuar luchando, ya que todavía quedaban muchos kilómetros por delante. Pero en el kilómetro 240 hemos vuelto a pinchar y ahí se ha acabado la fiesta. Nos quedaban 180 kilómetros, de noche, con mucha piedra, y no había otra alternativa que bajar el ritmo al mínimo para asegurar el tiro. Sin ruedas de recambio, nos arriesgábamos a quedar fuera del Dakar”, explica.

Por si fuera poco, ni siquiera en la neutralización para el repostaje se han librado de un apuro. Al repostar no salían los gases y se hinchaba el depósito. Han podido subsanarlo y el problema no ha pasado de ser una mera anécdota, pero no ha contribuido precisamente a rebajar el nivel de estrés y exigencia en la cabina del Can-Am Maverick número 407.

Aun así, Eduard Pons y Jaume Betriu se sienten fuertes. “Estamos cansados, pero con la moral alta, porque una etapa tan dura la hemos sabido superar. Además, el resultado es positivo, porque somos 12º en SSV y octavos entre los pilotos inscritos en el Mundial”, asevera el piloto ilerdense.

Este domingo, la segunda etapa del Dakar consta de 654 kilómetros, entre Al Henakiyah y Al Duwadimi, e incluye otra especial larguísima, de 462 kilómetros, la mayoría sobre pistas de tierra y también con las primeras dunas de la competición. Una nueva aventura para el equipo Pons Rallysport.

También podría interesarte
Deja una respuesta