Sébastien Loeb: «¡Tres pinchazos!; esto es una auténtica ruleta»

Partiendo a buen ritmo, Sébastien Loeb acumuló pinchazos para finalmente cruzar la meta con veinte minutos de retraso. Obligado a reparar un neumático para llegar a la meta, su BRX Hunter sólo podía llevar dos ruedas de repuesto, lo que comprensiblemente decepcionó al francés.

“¡Tres pinchazos! Además, se trata de pinchazos por mala suerte. Son pequeños agujeros en la parte superior del neumático. No tocamos nada, no sentí ningún pinchazo. Cada vez que conduces y ves en la pantalla que tienes una rueda pinchada es frustrante. No son pinchazos laterales como cuando golpeas una piedra o algo así”, lamentó.

“Después del tercer pinchazo, se acabó, porque era necesario reparar al pinchar de nuevo el neumático. Tuvimos que colocar un parche, volver a inflar con el compresor, que tarda diez minutos en inflarse, pero luego el neumático perdió presión y tuvimos que parar cada 20 kilómetros para volver a inflarlo. Todo ello para conseguir terminar. El tercer pinchazo llegó a 100 kilómetros de la meta. Intentamos hacer todo lo posible en las especiales para evitar pinchar y aún así pinchamos. Obviamente, es frustrante porque ni siquiera atacamos. Sólo estamos tratando de pasar. El coche está perfecto por lo demás, no hay ningún problema”, resumió el nueve veces campeón del WRC.

“Al principio iba bien, incluso habíamos superado a Peterhansel. Tuvimos buena navegación, sin errores y rodamos bastante bien. Hemos sufrido un pinchazo por primera vez y Peter ha vuelto a ponerse delante. Después condujimos más despacio para no pinchar por segunda vez. Entonces calmamos el ritmo. A pesar de todo estoy feliz de estar al final porque estábamos en un pequeño problema. Esto es una auténtica ruleta, es una historia de suerte. Creo que perdemos 25 minutos, todavía es mucho tiempo. Cuando vemos todos los problemas, creo que no es suficiente”.

También podría interesarte
Deja una respuesta