La deportividad de un nuevo veces campeón del WRC, Loeb, con Carlos Sainz, avisándole de lo peligroso del terreno

La undécima etapa del Rallys Dakar 2024 se aventuraba como realmente dura, donde cualquier tipo de contratiempo podría cambiar muchas cosas en la general, sufriéndolo en primera persona el nueve veces campeón del Campeonato del Mundo de Rallys (WRC), el galo Sébastien Loeb, que en la búsqueda de su primer Dakar se quedaba sin opciones al sufrir un problema mecánico al romper el triangulo delantero derecho de la suspensión de su coche tras un duro aterrizaje después de un fuerte y potente salto.

El galo veía que tanto para él como para su copiloto era imposible poder reparar el problema mecánico y estaban a la espera de que llegara su camión de asistencia para que intentara volver el problema -finalmente fue un equipo chino el que les ayudó-, zona por la que iban pasando por delante suyo los equipos rivales.

En un momento dado le tocó el turno a los líderes, los españoles Carlos Sainz y Lucas Cruz (Audi), que cuando estaban a la altura de Loeb éste les hace la señal de que están bien y que conduzcan con cuidado y de manera lenta porque el terreno está realmente complicado, algo que sufrió en sus propias carnes. Sin lugar a dudas, una de las imágenes del día, todo un gesto de deportividad y de caballerosidad de un rival hacia el otro en un momento en el que se estaban jugando el triunfo. ¡Grande Loeb!

También podría interesarte
Deja una respuesta